El país está regresando a una “dictadura blanda” semejante a la que impuso el PRI en 1970, cuando no había democracia en el país.

0 No me gusta0

Uno de los medios internacionales con más prestigio a nivel mundial con sede en Estados Unidos, The Wall Street Journal, en un duro editorial criticó la reciente enmienda del Presidente de México para opacar, ante los ojos de la sociedad civil, todos los contratos que lleve a cabo el Gobierno Federal, en cuestión de obras.

El diario pidió a los mexicanos “abrocharse los cinturones” ante una posible “confrontación física” que los simpatizantes del presidente realizarán en caso de que limiten la autoridad del Ejecutivo.

El editorial hizo mención al decreto o también llamado “decretazo” de López Obrador que establece la autorización automática de toda obra que el gobierno considere “de interés público y seguridad nacional”, que no sólo encendió las alarmas nacionales sino de personajes y medios internacionales.

El día de hoy, WSJ dijo que López Obrador “se pronunció por encima de la Constitución Mexicana la semana pasada”, lo cual podría representar “el comienzo del fin de la democracia mexicana”.

El medio criticó la medida del presidente populista que en los hechos, otorgó más poder a las Fuerzas Armadas ya que lo describió como un “acto de desesperación más que un signo de fuerza”.

Más votos en 2024

La medida fue comparada con la que dictó en su momento el expresidente Donald Trump respecto a los aranceles al acero, con lo que buscaría aumentar su base de seguidores con miras al 2024.

El llamado “decretazo”, de acuerdo a la normativa, permite que no haya licitaciones para los contratos, además de mantener los acuerdos en secreto, situación que le permitiría a AMLO otorgarle más contratos al Ejército “para construir (sus) proyectos favoritos y expandir sus oportunidades de hacer dinero”.

Desde noviembre, el periodista Jorge Zepeda Patterson informó que “una nueva empresa militar administrará y recibirá los ingresos del Tren Maya, el proyecto del Corredor Interoceánico, el Puerto de Coatzacoalcos, el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) de la Ciudad de México, y los aeropuertos que se construirán en Chetumal, Tulum y Palenque”.

Además, el decretazo, anula de facto revisiones independientes para garantizar la viabilidad del proyecto a realizarse, así como la protección ambiental y la transparencia.

“Túnel del tiempo”

Según el WSJ, AMLO busca con su cuarta transformación (4T) retroceder a la década de 1970, “cuando el ejecutivo gobernaba una dictadura blanda”. Ante ello, le hizo un urgente llamado al mandatario para lograr justicia, aunque, sentenció “la historia no está de su lado”.

Otro aspecto que señala es la misión de AMLO en el sentido de desmantelar las instituciones creadas en sexenios anteriores por sus “imperfecciones”.

“El verdadero problema de López Obrador es que, aunque sigue siendo popular, el país también está lleno de intereses que no siempre comparten sus puntos de vista, desde las comunidades mayas que se oponen a su tren a través de sus tierras hasta los inversores en energía con contratos firmados. En una democracia liberal, incluso los intereses minoritarios conservan sus derechos de propiedad y contratos y acceso a los tribunales”, escribió Mary Anastasia O’Grady.

El influyente diario llamó a los mexicanos a “abrocharse el cinturón” en los próximos tres años del sexenio, pues se avecinan “confrontaciones físicas” por parte de los simpatizantes de López Obrador cuando el Congreso y los tribunales pongan límites al poder del Ejecutivo.