Edgar Tungüí Rodríguez, titular de la Secretaría de Obras y Servicios (Sobse) de la Ciudad de México realizó un recorrido de supervisión por una de las dos plantas encargadas de la producción de piezas prefabricadas que serán utilizadas en la construcción del viaducto elevado que dará forma al tramo III del Tren Interurbano México-Toluca.

307 No me gusta7

En la planta de prefabricados PRET, ubicada en Texcoco, Estado de México, se dispone del equipo necesario para fabricar, con concreto hidráulico, una producción de hasta 150 metros cúbicos por hora.

Para el tramo III del Tren Interurbano México–Toluca se fabrican 205 columnas, 490 trabes y 207 capiteles que darán soporte a la estructura, y se elaboran 24,000 elementos menores complementarios. Para la construcción de los mismos se requerirán 71,903 metros cúbicos de concreto, lo que equivale a 10,271 ollas mezcladoras.

Tungüí Rodríguez  informó que el avance en la elaboración de los elementos prefabricados es de 73%, y detalló las ventajas que genera en las obras el uso de estas piezas al reducir las afectaciones de tránsito y permitirá la celeridad de la construcción.

Mencionó que se han colocado 25 elementos prefabricados en cuatro frentes de obra de los 13 en los que trabaja Sobse.

Gerardo Báez Pineda, director general de Obras Concesionadas de la dependencia, mencionó que para la construcción del tramo III se combinarán distintos procesos constructivos: en la parte de la Autopista México–Toluca se trabaja con estructuras prefabricadas de acero y concreto; mientras que en las zonas de barrancas se utilizará la técnica de avance en voladizo y dovelas, que son piezas de concreto que se unen consecutivamente hasta formar una trabe. 

Finalmente, el gerente de la planta, Víctor Carranco, describió los avances que se tienen en la elaboración de los elementos prefabricados, "de trabes llevamos un avance de 67%, que representa 6.5 kilómetros del viaducto elevado por donde pasará el Tren".