Busca construir un puente internacional ferroviario que cruce el Río Bravo, al sur de Laredo, Texas, con conexiones entre sus vías tanto de Estados Unidos como de México
313 No me gusta11
Por Notimex CIUDAD DE MÉXICO.- A principios de 2009, Kansas City Southern (KCS) solicitará el Permiso Presidencial a las autoridades mexicanas para construir un puente internacional ferroviario que cruce el Río Bravo, al sur de Laredo, Texas, con conexiones entre sus vías tanto de Estados Unidos como de México. El presidente de la empresa en el país, José Zozaya, dijo que el trabajo conjunto de las autoridades Tamaulipas permitirá afrontar todos los retos del futuro en materia de comercio y logística. "El proyecto del nuevo puente permitirá fortalecer el liderazgo de Nuevo Laredo como una ubicación estratégica del comercio internacional entre México y Estados Unidos fortaleciendo así la capacidad de la industria mexicana y la economía de la región". El vicepresidente Ejecutivo de Relaciones Institucionales de KCS, Warren K. Erdman, mencionó que debido a que ya cuentan con los estudios ambientales y de infraestructura necesarios, la solicitud del permiso para el lado de Estados Unidos se hará antes de finalizar 2008. Dijo que esto ha representado un esfuerzo económico importante para KCS, pero el documento se encuentra completo y detallado ya que integra todos los requerimientos necesarios para obtener dicho permiso. "El libramiento permitirá que en un futuro todo el tráfico ferroviario internacional sea desviado a la periferia de Laredo y Nuevo Laredo. Lo lograremos de manera en que también se beneficie la seguridad y tránsito de los automovilistas", aseguró. En un comunicado, la ferroviaria explicó que el proyecto puede incrementar la capacidad y seguridad de las líneas ferroviarias, mantener las conexiones con los tres patios ferroviarios más importantes de la frontera, cómo beneficia a las dos naciones y su financiamiento. Se prevé que la evaluación de esta solicitud tome hasta un año, sin embargo, KCS y su subsidiaria en México, avanzarán con ciertos detalles de infraestructura y de diseño y presentarán la solicitud del proyecto a las autoridades mexicanas. La compañía contempla recibir la aprobación de ambos países dentro de un año. Una vez aprobado el proyecto, la empresa espera que la construcción se lleve de dos a tres años.