Las firmas francesas Veolia, Iacmex y Tecsa, también Agua de México, tuvieron por 27 años la concesión del agua en la capital del país.

2 No me gusta0

A partir del sexto mes de este año, la administración de Claudia Sheinbaum Pardo tomará el control total de los más de 26 mil kilómetros de red de agua potable y de drenaje que hay en la Ciudad de México (CDMX). Por lo que la medición y el cobro del consumo de los capitalinos ya no estarán a cargo de cuatro empresas.

Las multinacionales francesas Veolia, Iacmex y Tecsa tuvieron por 27 años la concesión del agua en la capital del país, también Agua de México. Mientras que el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) ya notificó a las compañías el fin de los contratos que renovó en el 2004 Andrés Manuel López Obrador, como jefe de gobierno capitalino.

Las concesiones, según consta en los títulos también firmados por Sheinbaum Pardo, como secretaria de Medio Ambiente de la CDMX, otorgaron la facultad a las empresas privadas para realizar, en sus zonas asignadas, actividades como medición y cobro del consumo de agua, determinación y cobro de multas.

Así mismo, la gestión del padrón de usuarios e instalación, mantenimiento y reparación de medidores, responsabilidades que recaerán ahora en el Sacmex y la Secretaría de Finanzas, de acuerdo con una publicación de El Sol de México.

Además, las cuatro empresas se habían encargado de la instalación de nuevas conexiones de agua potable y drenaje, rehabilitación de la red secundaria de agua potable, detección y supresión de fugas no visibles, así como tratamiento y reúso de aguas residuales y protección del acuífero.

Cabe recordar que el actual gobierno capitalino canceló a Veolia la construcción de la planta de termovalorización El Sarape, para convertir basura inorgánica en energía para nutrir el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro; proyecto que fue autorizado durante la administración de Miguel Ángel Mancera.

En este sentido, Veolia recomendó que una vez establecidas las condiciones de operación, se delegue a operadores, expertos en la materia, la capacidad de administrar el servicio a menor costo, de manera eficiente y con servicios de calidad para la población.

Por su parte, la firma Agua de México advirtió sobre el riesgo de que el cambio provoque una disminución en la recaudación monetaria que, junto con las otras tres compañías, hacían cada bimestre, ya que éstas también daban las oficinas de atención al público en las que los usuarios solían pagar el consumo.

Cabe mencionar que las cuatro empresas aún emitirán las boletas del segundo bimestre de 2021, correspondiente a marzo y abril; para mayo entregarán toda la documentación y equipos al Sacmex, cuyos empleados ya son capacitados por las propias empresas.