La SCT señaló que el gobierno federal entregaría una aportación para el mantenimiento del tren una vez que inicie operaciones.

3 No me gusta0

La obra civil del Tren Interurbano México-Toluca concluirá en el 2022, año en que iniciarán también pruebas preliminares, mientras que las pruebas operativas comenzarán en el 2023.

Y al entrar en operación, el tren estará monitoreado permanentemente, dijo Manuel Eduardo Gómez Parra, director general de Desarrollo Ferroviario Multimodal de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

“Estamos muy cerca de echar a andar el monitoreo previo”, anticipó Gómez Parra al participar en el ‘Diálogo con Ingenieros’ que organiza el Colegio de Ingenieros Civiles de México (CICM).

Aunque el tren aún no esté en operación, “queremos ir checando el comportamiento normal de las estructuras y eventualmente ante un sismo obtener un patrón, para que cuando ya esté en operación podamos detectar alguna diferencia”.

El funcionario también adelantó que el gobierno federal entregaría una ‘aportación’ para el mantenimiento del tren una vez que inicie operaciones.

“El costo de mantenimiento tiene que salir de la propia operación, pero considerando que esto depende también del aforo estimado, seguramente en el planteamiento final, habrá algún tipo de aportación del gobierno, en dado caso de que el aforo no permita el costo de mantenimiento”.

Añadió que por esta razón no se determina cuál será la tarifa del ferrocarril, que tendrá que equilibrarse entre lo que la gente pueda pagar, para ser una opción de transporte  y entre las necesidades de la inversión de mantenimiento.

Aumenta 159% el costo

Una publicación de El Heraldo de México refirió que este proyecto tiene un valor de 99 mil 909 millones de pesos (mdp), un 159% más sobre los 38 mil 609 mdp en los que estaba valuado originalmente, en el 2013.

“La última variación del costo del proyecto que fue de 7.3%, de marzo a julio de 2021; el proyecto ferroviario ya había aumentado su costo de diciembre a marzo 3.5 por ciento”.

Según un documento consultado por el diario, la obra debía operar en el 2018 y atender a 304 mil pasajeros al día, con una construcción de cuatro años.

Aunque datos recientes de la SCT indicaron que la inversión total del proyecto es de 90 mil mdp y a la fecha se han ejercido 66 mil 578 mdp.

 

Características de la infraestructura

El Tren Interurbano México-Toluca, de 58 kilómetros de longitud, cuenta con casi cinco km de túnel y siete terminales, dos estaciones y cinco intermedias.

Además, dará servicio a través de 30 trenes con cinco vagones cada uno para un cupo de 711 pasajeros por recorrido, la mayoría de ellos sentados.

En el inicio de operación, la frecuencia de trenes se estima cada seis minutos a una velocidad comercial de 90 kilómetros por hora y máxima de 160 kilómetros por hora.

La demanda estimada será de 234 mil pasajeros al día, aunque tiene capacidad de movilizar hasta 400 mil pasajeros. El tiempo de recorrido entre la estación Observatorio y Zinacantepec, en el Estado de México, será de 39 minutos.