|  

Después del golpe que la pandemia propició a la industria, presentó trastornos en las cadenas de valor, como la industria automotriz.

8 No me gusta1

Después del golpe que la pandemia propició a la industria del acero, ésta va en recuperación, pues reinició equipos y procesos en tiempo record para cumplir con la demanda de clientes y del mercado.

Lo que representa una gran oportunidad de las empresas inviertan en América Latina y no en otras partes del mundo, por lo que es necesario avanzar hacia una mayor sustentabilidad en la producción de acero.

No obstante, esta ‘salida fuerte’ trajo trastornos en todas las cadenas de valor, como en la industria automotriz, los segmentos relacionados con la logística o la energía.

Lo que dejó en evidencia “la fragilidad de las cadenas de valor y la necesidad de acortar las velocidades de reacción”, señaló Paolo Rocca, CEO del Grupo Techint, el mayor productor de acero de Argentina.

Según la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero), este material es clave en el camino hacia un mundo más sustentable, ya que es el más reciclable del mundo.

Su separación es simple y su huella de carbono, en relación con la producción de otros materiales, es sensiblemente menor, mencionó Máximo Vedoya, presidente de Alacero en la apertura del Alacero Summit 2021.

“Hoy se utiliza en un sinfín de industrias como la vivienda, construcciones, infraestructura, equipos de energía renovable, medios de trasporte, y no hay un sustituto más eficiente desde el punto de vista de la sustentabilidad”.

La industria tiene por delante un enorme desafío, pues la producción de acero contribuye con el 8% de las emisiones de CO2 a nivel global, por lo que diversas empresas en la región ya trabajan en el tema.

“Por eso, estamos también firmando acuerdos con proveedores y empresas para desarrollar alternativas de reducción de emisiones, y destinando fuertes recursos en investigación y desarrollo para nuevos productos y tecnologías”.

Un ejemplo es la captura de CO2 que se hace en las Reducciones Directas en México y que se comercializa luego a industrias como las bebidas y la salud.

O en Brasil, sede del evento, con el uso de carbón vegetal, en lugar de carbón mineral y el biometano, el gas que proviene del relleno sanitario, para sustituir el Gas Natural.

Vedoya añadió que es fundamental incentivar el desarrollo de energías renovables en la región, además de asegurar gas natural a precios competitivos, porque es fuente de energía con menor grado de emisión.       

/Con información de La Nación/