|  

No desplazará a las personas, pero si obligará a una mayor especialización.

4 No me gusta1

La Inteligencia Artificial (IA) y la automatización robótica, se han convertido en dos factores que están potencializando diversas industrias en México y en el mundo.

En los años recientes, muchos centros industriales están insertando de forma paulatina pero constante la IA en sus cadenas productivas.

Por ejemplo, crece de forma importante la integración de sistemas operativos integrales en el sector de la construcción, operados incluso vía remota. Ante este avance tecnológico, grandes empresas en el mundo requieren personal con mucha mayor especialización, principalmente en la operación y manejo de equipos de última generación.

René Morlet, Director de Proyectos Industriales de la División de Administración de Proyectos y Desarrollos de JLL, afirmó que la evolución digital y tecnológica en el sector de la construcción han generado avances muy significativos que están modificando las cadenas productivas y el perfil de las contrataciones de personal; “a diferencia de lo que se cree, las máquinas no llegarán a sustituir a las personas, sino que las instará a especializarse mucho más para estar capacitados en estas nuevas tecnologías”.

Indicó que uno de los conceptos claves de la Industria 4.0 es la fábrica inteligente, concebida como un sistema de fabricación totalmente conectado, que funciona casi sin necesidad de la interacción humana mediante la generación, transferencia, recepción y procesamiento de los datos necesarios para llevar a cabo todas las tareas requeridas para producir algún tipo de producto.

A través de un comunicado, el especialista de JLL señaló que grandes empresas de diversas industrias están implementando cada vez más la automatización de procesos productivos, la inclusión de circuitos, y la integración de sistemas digitales, muchos de ellos operados vía satelital.

Agregó que con el uso de equipos robotizados, se minimiza el riesgo de accidentes a personal en las plantas industriales por el simple hecho de que los trabajadores programan y operan de modo remoto a estos y cualquier equipo de producción que tenga un procesador y acceso a la red .

“Los robots se abren camino, las plantas industriales optimizan su consumo de energía, las máquinas realizan controles de calidad y hacen los ajustes necesarios. La IA ofrece un tremendo potencial para la industria haciéndola más flexible, más confiable optimizando los recursos y reduciendo tiempos de entrega del producto terminado, bajando costos y reduciendo de la misma manera desperdicio de materiales”.

De acuerdo con un estudio realizado por la consultora internacional PwC, la Inteligencia Artificial contribuirá con hasta 15 mil millones de dólares a la economía mundial en el 2030.