Por su parte, la demanda bruta en Monterrey durante el 3T21 fue de 30,000 metros cuadrados, 71% superior a la registrada el trimestre anterior.

0 No me gusta0

2020 fue un año complicado para el mercado de oficinas en México, principalmente en la Ciudad de México. Sin embargo, los avances en la vacunación han permitido que el gobierno federal notifique a cada entidad si puede pasar al color verde del semáforo epidemiológico para reanudar actividades.

En este contexto, la combinación del trabajo a distancia con el presencial se ha mantenido en el período y el aforo permitido del 80% en los corporativos y oficinas en el actual semáforo amarillo ha mejorado la presencia física. 

Para el sector corporativo, la firma Solili había proyectado, que la demanda vendría recuperándose y durante el 3T21 registró 137 mil metros cuadrados a nivel nacional, encabezada por la CDMX con una demanda bruta de 67 mil metros cuadrados y cerrándose la brecha de la demanda neta capitalina en terreno aún negativo pero con el menor valor desde el 2T20. El comportamiento que tuvo la Ciudad de México durante este trimestre hizo que la suma de la demanda nacional, por primera vez después de la pandemia, reportara números positivos 

La demanda bruta en Monterrey durante el 3T21 fue de 30 mil metros cuadrados, 71% superior a la registrada el trimestre anterior, que se concentra en operaciones de venta.

Querétaro, Tijuana y León registraron niveles muy similares de demanda bruta con 8.9, 7.5  y 7.3 mil metros cuadrados, respectivamente; Querétaro logró disminuir su vacancia a 22.8% desde el pico alcanzado en abril 2021 de 24.6%.

Mercados emergentes como Querétaro, Mérida o León han resultado atractivos para los inversionistas que ven en la preventa de oficinas una alternativa. Esto, combinado con el interés de algunas empresas de coworking por establecerse en este tipo de mercados y brindar espacios flexibles han generado que estos mercados reporten indicadores positivos. 

Al cierre del 3T21, la Ciudad de México registró un inventario de 11.5 millones de metros cuadrados lo que representa un incremento anual del 2%, en tanto que en entre septiembre 2020 y 2019 fue del 5.3%, lo que indica la desaceleración de los proyectos que se entregan y del arranque de nuevos.

 

Vacancias altas todavía 

La vacancia se sitúa en Ciudad de México en 22.4% pero suaviza levemente su curva de crecimiento ya que se van agregando muy lentamente los proyectos que finiquitan y entran a inventarios vacantes, en tanto que los corredores Norte, Insurgentes, Reforma y Polanco, se están focalizando la mayor cantidad de las reconversiones. 

Las tasas de vacancia de los grandes mercados del país, tales como Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara se encuentran ubicadas por encima del 20%, lo que indica que permanece la sobreoferta. En contraparte, sólo tres de los ocho mercados monitoreados por Solili cuentan con tasas de vacancia sanas, como es el caso de León, Tijuana y Mérida. 

El común denominador en cuanto a precios de renta es que la mayoría de los mercados mostró una caída a partir de la pandemia, sin embargo, se han recuperado lentamente. La Ciudad de México, que es el mercado de oficinas principal del país, ha permanecido prácticamente en los mismos niveles si se compara con el cierre del 3T 2020. 

La tendencia de los precios de salida en el resto de mercados del país se ha mantenido prácticamente similar a lo que ha sucedido en Ciudad de México, es decir, que el precio se ha recuperado. 

Esto se debe a que los corporativos existentes cuentan con características de construcción de primer nivel que hacen que sean atractivos para las empresas lo que permite que su valor en el tiempo se mantenga, por lo que si bien es cierto que al principio de la pandemia se buscó incentivar la demanda bajando precios poco a poco estos han ido incrementando, sin llegar aún a precios de períodos pre pandemia. 

Monterrey ha mantenido su ritmo de edificaciones y registra construcciones que avanzan en distintas fases por 252 mil metros cuadrados durante el 3T 2021, donde los corredores Valle Oriente, Santa Maria y Centro comparten protagonismo.

Entre los mercados que mantienen una tendencia a la baja en la construcción se encuentran Ciudad de México, Guadalajara y Querétaro, en donde han sido escasos los proyectos que han iniciado construcción y solo ha habido culminación lo que ha proyectado a la baja este indicador.

Por su parte, Monterrey se mantiene en montos similares a los reportados en pre pandemia, mientras que Puebla y Mérida han contado con inicios de nuevos proyectos y escasa nueva oferta, esto ha generado que la tendencia en los volúmenes de construcción de estas ciudades esté al alza.

En el caso de Mérida, siguen en avance los proyectos corporativos donde vemos una inclinación hacia desarrollos mixtos que ofrecen una elevada calidad de vida al reducir los traslados entre trabajos, servicios y viviendas.