Los Cabos, Mérida y Riviera Maya, presentan la mejor reconversión inmobiliaria en el país.

11 No me gusta0

En materia residencial, un gran reto de la nueva urbanización mundial, impulsada por el confinamiento, es la reutilización o conversión de los metros cuadrados disponibles en los edificios de las ciudades, para tener nuevos espacios que ofertar a empresas o personas, lo que sería un negocio redituable. 

Un plus que beneficiaría al medioambiente si se toma en cuenta que aunque las ciudades ocupan el 2% del espacio urbano en el mundo, contribuyen con el 75% del consumo de energía y el 80% de la emisión de los Gases de Efecto Invernadero (GEI), según la Asociación Mexicana del Edificio Inteligente y Sustentable (IMEI). 

En este sentido, los desarrolladores también tienen una oportunidad de ‘reinventar’ los espacios con nuevas amenidades o tecnologías, un ejemplo es que hasta un 70% de los europeos sí quiere regresar a las oficinas, pero con un día de Home Office, reveló una encuesta de Deloitte.

En México, representantes de Inmuebles Carso mencionaron en el ‘Real Estate Show’, organizado por ADI, que la necesidad de socialización se verá reflejado en la ocupación de los inventarios, por lo que consideraron que sí habrá una reconversión y un reacomodo en el sector, que será positivo. 

Para Andrés Errejón, CEO de Wiggot, las zonas del país con mejores reconversiones inmobiliarias son Los Cabos, en Baja California Sur, Mérida, en Yucatán, y la Riviera Maya, en Quintana Roo, porque han crecido mucho durante estos años de pandemia. 

Mientras que la vivienda descentralizada de la Ciudad de México (CDMX) es una gran oportunidad para el arrendamiento y la compraventa de inmuebles, desde el costo-beneficio, aumento de calidad de vida y las nuevas modalidades laborales. 

En entrevista con Real Estate Market & Lifestyle, el especialista opinó que el plan de reconversión de oficinas vacías u obsoletas en departamentos en la capital del país es una alternativa para mover el inventario en desocupación. 

“Hay que recordar que, por lo menos, en la CDMX tenemos un déficit de vivienda y esta reconversión podría ayudar a aminorar este problema. Es una oportunidad que encontró el sector para seguir vigente y adaptándose a las necesidades actuales”. 

 

 

Comportamiento del inventario para renta y venta

Errejón añadió que para el inventario de inmuebles para renta y venta, los primeros meses de la pandemia, de marzo a mayo del 2020, fueron los más álgidos, con una gran incertidumbre por las restricciones de movilidad, cierres y demás circunstancias que detuvieron un poco a la industria.

Posterior a estos meses, poco a poco se fue reactivando, hay que recordar que la vivienda es una necesidad básica el ser humano y no se puede detener el sector, todos necesitamos un lugar donde vivir, mencionó el representante del centro de negocios inmobiliarios.

“Hemos visto, desde Wiggot, que el inventario se ha comportado de buena manera, hemos tenido transacciones tanto en venta como en renta y lo que sí notamos es que poco a poco la vivienda en renta le gana la partida a la venta de vivienda”. 

Informó que este segmento se encuentra estable, creciente y con gran movimiento, “nos hemos percatado que las actividades ya se encuentran normalizadas, los precios con fluctuaciones normales y acordes a la industria. Lo que sí es una realidad, es que hay cierta preferencia, o se colocan de mejor manera las propiedades en renta, e incluso algunas que se encontraban en venta migran al esquema del arrendamiento”.

Referente al panorama de estos inmuebles en el 2022, Errejón señaló que la tendencia principal es que la vivienda en renta seguirá avanzando a paso firme, incuso existirá una posible descentralización de la vivienda gracias a los nuevos esquemas de trabajo.

“Hemos notado que ciudades como Los Cabos, Mérida y Riviera Maya han tenido gran crecimiento debido a las modalidades híbridas o remotas de trabajo, además de Guadalajara, Monterrey y Querétaro. La vivienda en lugares vacacionales tomará fuerza”, previó.