La genialidad del arquitecto fue llevada a lo más alto en su Torre Reforma, que fue ganadora del premio International Highrise Award (IHA) 2018. El galardón es considerado el premio más importante del mundo en lo que a rascacielos se refiere.

Originalmente Bjarke Ingels quería ser dibujante de historietas. Esto se manifiesta en su elocuencia y la manera en la que explica, de manera sencilla y clara, los diferentes conceptos que funcionan como hilos rectores en sus proyectos.

Para entender a este arquitecto —nacido en Génova, Italia, en 1937— tenemos que ubicar que la primera parte de su vida se desarrolló durante la Segunda Guerra Mundial y que en la época de Postguerra, la mayoría de las ciudades europeas estaban totalmente destruidas.

Son cuatro formas de ver el mundo. Cuatro universos que se conjuntaron para llevar las ideas y las tendencias arquitectónicas más potentes que perdurarán durante muchos años. ¿Qué los sedujo y qué proponen para enriquecer el hábitat de Nuevo León?

La arquitectura es el reflejo de la sociedad. En la mayoría de las circunstancias, el diseño arquitectónico es definido por el entorno, respondiendo a las necesidades y contexto en el que se encuentra la comunidad, haciéndolo siempre de forma responsable.