Actualmente en el mundo hay cerca de 7 mil millones de habitantes, el paradigma del bienestar económico y social derivado de las ciudades comienza a ser un mito, una revisión de las 10 megalópolis más pobladas del mundo permitirá abrir la reflexión acerca de sus retos y tareas.

La Ciudad de México, como todas las grandes megalópolis, se enfrenta a problemas de vivienda, vialidad y sustentabilidad, entre otros. El desarrollo urbano se perfila al cambio y ya pueden apreciarse señales de su transformación.  

El Distrito Federal experimenta contradicciones en su desarrollo urbano producto de los distintos criterios aplicados en su historia, es necesario crear consciencia de que el crecimiento poblacional tiene límites y que no habrá servicios capaces de satisfacer la demanda.  

Siempre será difícil tener una perspectiva única de lo que una ciudad como el Distrito Federal necesita para evolucionar en el corto, mediano y largo plazo. Hoy buena parte de la ciudad está en obra, algunas claramente visibles y otras no tanto, pero que redundarán en beneficios de la población.

El Centro Histórico tiene un valor inigualable, sin embargo a partir de los años 50 del Siglo XX comenzó a presentar signos de deterioro y es hasta a principios del Siglo XXI que gobierno, sector privado y sociedad civil decidieron sumar esfuerzos para cambiar la situación.