La economía mundial actual se mueve ritmo vertiginoso, y ésta dicta requerimientos que los que deseen posicionarse como protagonistas deben acatar. Uno de ellos es un sector inmobiliario fuerte cuyo principal pilar sea el de las grandes construcciones. 

Como una nueva tendencia en la Ciudad de México, la recuperación de los espacios púbicos de la metrópoli busca la modernización en el paisaje urbano y la integración social.

El reconocido arquitecto Norman Foster propone una nuevo concepto integral de arquitectura que conjuga tecnología, espacio y entorno. El High-Tech, como lo ha nombrado, es la unión de las construcciones modernas, el medio ambiente, el arte y la funcionalidad.. 

La ampliación de vías de comunicación y el mejoramiento urbano son los principales objetivos de este nuevo proyecto, que además se espera eleve tanto la plusvalía de la zona como la calidad de vida de sus habitantes. 

Mucho ha ocurrido durante los últimos 3 años en esta avenida, la más importante en América Latina por el nivel de proyectos y edificación vertical, así como usos mixtos que en ella se levantan.  Su proceso de renovación, que sigue al respiro concedido por el regreso de corporativos financieros en la década de la migración de Santa Fe, es un hecho.