México tuvo una gran tradición de obra pública: Ciudad Universitaria, el campus del Instituto Politécnico Nacional (IPN), los edificios de la Olimpiada de 1968, el Centro Médico Nacional, los aeropuertos, diversas unidades habitacionales, los hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), puentes, carreteras, 11 líneas del metro de la Ciudad de México; todos construidos en el siglo XX

En nuestro país se están incorporando cada vez más diversos sistemas constructivos para llevar a cabo proyectos que sean más sustentables y que a la vez, cumplan con las mayores exigencias de los diseños arquitectónicos

El Corredor Transísmico, Transoceánico o también llamado Corredor del Istmo fue uno de los proyectos de infraestructura más ambiciosos desde el siglo XIX que planeó Benito Juárez, ya que desde el siglo XVI, a partir de las expediciones de Hernán Cortés, comenzó a valorarse el Istmo de Tehuantepec como una ruta de comunicación interoceánica.

En el Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) de 2019 se hace referencia a una inversión importante para la modernización y rehabilitación de la infraestructura aeroportuaria y para la conectividad.

AMLO argumentó que en 570 municipios en Oaxaca, 300 no tienen caminos, por lo que la realización de cientos de caminos rurales aumentarían las oportunidades de la región, generarían empleos y reactivarían la economía.