La participación del sector privado en desarrollo de infraestructura en México ha tomado una creciente importancia debido a que se trata de un sector que puede ser el motor del desarrollo del país y un pilar sumamente importante tras los recortes presupuestales.

Durante los últimos cuatro años se ha reducido la inversión en salud y se ha notado en el IMSS, ISSSTE y otras instituciones del rubro.

La capital  ya no puede crecer en extensión, por lo que necesita optimizar el espacio y reciclar las zonas con mayor potencial.

México debería ser una potencia marítima por sus dos mares y lagunas costeras.

El Colegio de Ingenieros Civiles de México impulsa la creación de un Órgano de Planificación de Infraestructura a nivel nacional, con base en el que ya tuvimos en el pasado,  cuando existía una Secretaría de Programación y Presupuesto, la cual permitía que los recursos se utilizaran de la mejor manera para beneficio de la sociedad.