Para el caso de la inflación, se ha alejado un poco del objetivo multianual del Banco de México (Banxico), de 3% más/menos un punto porcentual.

1 No me gusta0

El dato más reciente indica que a la primera quincena de agosto se ubicó en 5.58%, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Los analistas del sector privado prevén que al cierre de 2021 se ubicará en 5.6%, de acuerdo con la más reciente encuesta de Citibanamex de Expectativas.

Por la presión observada en la inflación, la Junta de Gobierno del Banxico ha determinado el incremento en dos ocasiones su tasa de interés de referencia desde 4.0 a 4.5% y el consenso de analistas esperan que finalicen el año en 5,0 por ciento.

Sin embargo, justo ahí hay motivo de polémica, toda vez que se conocieron las minutas de la última reunión de política monetaria de Banxico, las cuales reflejan fuertes discusiones en torno a la inflación y una junta dividida.

Un análisis elaborado por el área de análisis de Intercam, señaló que “el tono del comunicado permanece sesgado hacia la restricción monetaria (alza de tasas de interés), donde las discusiones sobre el panorama para los precios permanecen en el centro del debate. Entre los miembros que votaron en contra de subir la tasa objetivo, se argumenta que el alza en la inflación es de carácter transitorio y se desvanecerán en el futuro, además de que tienen su origen en choques de oferta sobre los que ni la política monetaria ni el banco ejercen control”.

Agregan que “por el contrario, los miembros más preocupados, parecen centrar su atención en los altos niveles de la inflación subyacente y la necesidad de reducir el riesgo de que las expectativas de mediano plazo se puedan desanclar, especialmente ante el posible impacto en el proceso de formación de precios y efectos de segundo orden. La mayoría considera que los choques inflacionarios principalmente provienen de la oferta, sin embargo hay un miembro que sugiere que también podrían estar afectando la demanda. La gran diferencia entre los miembros con el sesgo hawkish es que consideran que puede haber un impacto en la formación de precios. En contraste el ala dovish mantiene su postura que las expectativas de mediano y largo plazo siguen bastante bien ancladas. Todos coinciden, sin embargo, en un balance de riesgos para la inflación sesgado al alza”.

Sobre el crecimiento económico, “señalan que la recuperación continúa, aunque con riesgos en el panorama y con una diferencia importante entre sectores. Siguen apuntando la debilidad de la inversión y hay menor consenso sobre la dinámica del consumo, particularmente por el repunte tan importante de los contagios diarios en México. Vale la pena señalar que la postura de Jonathan Heath (quien fue el integrante que ha votado a favor de subir las tasas en las últimas dos decisiones, previo a defender una postura acomodaticia) pareciera ser menos hawkish en el margen, y ello daría pie a que durante el resto del año podríamos ver pausas en el ciclo de alzas”.

Por todo ello, en Intercam mantienen su postura que la tasa objetivo cerrará el año en 5%, lo que implica dos alzas más para el resto del año.