En respuesta a su misión declarada de “mejorar las vidas de todas las personas, en todos los edificios, en todas partes, todos los días los días”, el equipo de Edificios Sanos de la Universidad de Harvard lidera una investigación sobre cómo los entornos construidos impactan en la salud, productividad y bienestar de las personas que los habitan.

Para ello, el equipo de Healthy Buildings de la Universidad de Harvard publicó una lista exhaustiva que detalla los fundamentos simples para hacer que un edificio sea saludable; esto con la intención que sus términos e investigaciones puedan ser asimiladas e incorporadas a los espacios de trabajo de la audiencia en general

La lista incluye los conceptos de ventilación, calidad del aire, control térmico. Humedad, polvo y plagas, seguridad, calidad del agua, ruido, iluminación y vistas Tras identificarlos, el equipo explica que pueden evaluarse utilizando parámetros de rendimiento para mostrar cómo se pueden mejorar u optimizar las funciones de salud de un edificio.

En su informe —disponible en su sitio web—se analizan las formas específicas en que cada concepto impacta la salud humana, explica la ciencia subyacente detrás de ellas y proporciona enlaces a la literatura primaria en la que basa su investigación. También incluyen una guía con consejos específicos para abordar cada uno de los factores en diseño de edificios, detalló Archdaily.