Snøhetta presentó una propuesta para un centro de datos sustentable llamado “The Spark”. La propuesta es adaptable para un amplio rango de contextos y se puede escalar para cualquier ubicación en todo el mundo, abasteciendo las ciudades conectadas con la energía del exceso de calor del centro.

El primer estudio piloto se ubicará en Lyseparken, Noruega donde la viabilidad de The Spark se probará en un sitio real. De tener éxito, esta podría ser la primera ciudad con energía positiva en el país.

Desarrollado en colaboración con el desarrollador inmobiliario MIRIS, Skanska, Asplan Viak y Nokia, el proyecto se basa en materiales de baja energía incorporada, como la madera que rodea un núcleo estructural hecho de piedra local que propone una variación estética dependiendo de la ubicación; esto para transformar el alto consumo de energía del centro de datos, en un “recurso productor de energía para que las comunidades generen su propio poder”.

A través de The Spark se reduciría el consumo de energía de los centros de datos en un 40%, en un mundo donde el 2% de las emisiones globales de efecto invernadero provienen únicamente de los centros de datos, informó Archdaily.