Un análisis de Banco Base indicó que, a tasa trimestral, el PIB acumula cinco contracciones trimestrales consecutivas.

1 No me gusta0

El Producto Interno Bruto (PIB) de México experimentó una caída histórica en el segundo trimestre de 2020, con un ajuste de -18.9% respecto al mismo periodo del año pasado y de -17.3% comparado con el primer trimestre de este mismo año, de acuerdo con información preliminar del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Un análisis de Banco Base indicó que, a tasa trimestral, el PIB acumula cinco contracciones trimestrales consecutivas, lo que también se observa a tasa anual, evidencia de que previo a la pandemia, la economía ya mostraba un claro deterioro. En la primera mitad del año, el PIB muestra una contracción anual de 10.54 por ciento.

Agregó la institución financiera que para efectos de comparación con Estados Unidos, en donde las cifras trimestrales de anualizan, bajo ese parámetro la contracción anualizada en México fue de 53.14% en el segundo trimestre.

Considerando las cifras originales (anuales), la contracción fue encabezada por el sector industrial con un retroceso de -26% anual, en tanto el sector servicio (terciario) se redujo -15.6% anual y en el  sector primario se observó un ajuste de apenas -0.7% a tasa anual, según las cifras preliminares del INEGI.

Al respecto, el análisis de Banco Base señaló que el desplome severo de las actividades secundarias se debe a que la contingencia obligó al cierre temporal de lugares de trabajo, suspendiendo la producción y a que hubo interrupciones de la cadena de suministro. Por su parte, las actividades terciarias siguen afectadas por las restricciones de movilidad, ya que algunos servicios permanecen cerrados y sin fecha definida para su reapertura.

En BX+ consideran que “la caída anual y trimestral fue la mayor desde que se cuenta con la serie actual, llevando a la actividad a niveles de 2010. Los tres sectores retrocedieron, reflejando los estragos de la pandemia y las medidas sanitarias para controlarla. La industria retrocedió más que el resto; la actividad primaria fue más resistente”.