Varias economías europeas experimentaron aumentos de IED considerables y en Estados Unidos aumentó un 90%; infraestructura fue el sector beneficiado.

2 No me gusta0

En la primera mitad del 2021 la Inversión Extranjera Directa (IED) en el mundo recuperó un 70% de la pérdida del 2020 debido a la pandemia, con 852,000 millones de dólares (mdd), mostrando un impulso de recuperación más fuerte de lo esperado; de este monto, un 75% correspondió a las economías desarrolladas. 

Según un reporte de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), las economías desarrolladas experimentaron el mayor aumento, con una IED que alcanzó un estimado de 424 mil mdd, más de tres veces el nivel excepcionalmente bajo en 2020. 

En Europa, varias economías grandes experimentaron aumentos de IED considerables, manteniéndose en promedio solo un 5% por debajo de los niveles trimestrales prepandémicos. En Estados Unidos la inversión aumentó un 90%, debido a un aumento en las fusiones y adquisiciones transfronterizas.

En las economías en desarrollo el crecimiento totalizó en 427,000 mdd, con una aceleración en Asia oriental y sudoriental (+25%), y mostró una recuperación a niveles casi prepandémicos en América Central y América del Sur y repuntes en varias otras economías de África y Asia occidental y central.

 

Crece confianza en industria de infraestructura

La UNCTAD refirió que la confianza de los inversores es más evidente en la industria de la infraestructura, impulsada por condiciones favorables de financiación a largo plazo, paquetes de estímulo para la recuperación y programas de inversión en el extranjero.

Añadió que los acuerdos internacionales de financiación de proyectos aumentaron un 32% en número (74% en términos de valor), con aumentos considerables en la mayoría de las regiones de ingresos altos y en Asia y América del Sur.

El valor combinado de las inversiones nuevas y los acuerdos de financiación de proyectos anunciados aumentó un 60%, principalmente en aquellos muy importantes de energía. La financiación de proyectos internacionales en energía renovable y servicios públicos fue el de mayor crecimiento.

Los anuncios de proyectos de inversión greenfield continuaron su trayectoria descendente, con un 13% menos en número a nivel mundial y un descenso de 11% en valor durante los tres trimestres anteriores. Por el contrario, la confianza en la industria y las cadenas de valor sigue inestable.

El número de nuevos proyectos en las industrias de electrónica, automoción y productos químicos descendió aún más; la recuperación de los flujos de inversión hacia sectores relevantes para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en los países en desarrollo sigue frágil.