|  

Si eres dueño de un inmueble y pasas por trabas económicas, existen cinco formas de sacarle provecho a tu casa o departamento. 

6 No me gusta0

Cuando hay inflación existe un efecto generalizado en los precios de la economía, y de acuerdo con el analistas, esta situación puede repercutir en el sector de la vivienda.

Ante los precios tan elevados, las personas suelen ser más cautelosas al momento de decidir cómo, cuándo y dónde adquirir un inmueble nuevo, administrar su presupuesto y elegir con más detalle qué activos incluirán en su portafolio de inversión.

 

Pero en opinión de Leonardo González, analista Real Estate de Propiedades.com, además de que la vivienda es un patrimonio, también puede ser un activo que ofrece rendimientos.

 

Estas son 5 formas de sacar provecho de tu casa o departamento ante la inflación:

1. Puedes ponerlo en renta. Lo primero es checar qué tan pronto necesitas el dinero. Es más rápido rentar que vender, especialmente en la CDMX, ya que muchas personas regresaron a trabajar a la oficina. Se comienza a activar un poco más el tema de las rentas en la CDMX. Además, es más fácil que rentes en dos o tres meses a que esperes un año para vender tu propiedad. Recuerda que el inmueble puede ser más atractivo si lo ofreces a un buen precio y se ubica en una zona adecuada. Si te decides a rentar, para saber qué tan rentable va a ser tu decisión, consulta la Rentabilidad Bruta de Alquiler (RBA) de la zona.

2. Considera hipotecar tu vivienda. Si tu situación económica ya fue sobrepasada por la inflación, una opción es hipotecar tu casa o departamento mediante un préstamo. “En caso de que te urja el dinero porque tienes una emergencia, lo que puedes hacer es hipotecar tu casa por un préstamo. Un crédito hipotecario es de los más baratos, mientras que uno personal suele ser más elevado”, mencionó la titular de GAAL Asesores; agregó que “en dicho caso, yo sugeriría a lo mejor pagarle un poquito más al banco, en lugar de  rematar tu casa”.

 

 

3. Alquilar tu casa de descanso. En caso de que tengas una segunda vivienda, la puedes rentar los fines de semana a tus familiares o amigos. Así obtienes recursos al mismo tiempo que ellos se relajan y salen de la rutina. Una casa de descanso brinda más beneficios si está en una zona que ofrece calidad de vida, esparcimiento e integración familiar. Algunos de los destinos que cuentan con estas características son Veracruz, Mérida y Querétaro.

4. Pon a la venta tu inmueble. Si quieres anticiparte a la inflación y cuando el dinero no te urja, una opción puede ser vender tu segunda propiedad. Presta atención a la plusvalía para que la transacción sea exitosa. Esta métrica es de utilidad al fijar el precio. Al respecto, Gabriela Miranda, directora y socia-fundadora de GAAL Asesores, recomendó consultar indicadores complementarios como por ejemplo:

  • Price-to-Rent, que mide la relación entre el flujo de rentas y el valor del inmueble. Es útil para tomar una decisión entre alquilar o comprar.
  • Price-to-Income valora la relación entre el ingreso y el precio de una propiedad. Sirve para estimar el tiempo requerido para adquirir una vivienda.
  • Time on Market muestra el tiempo promedio que un inmueble es ofertado en un sitio. Con ello se genera una expectativa del periodo aproximado antes de cerrar una transacción de compraventa.

 

 

5. El coliving, una alternativa. Como se basa en la economía colaborativa, los residentes tienen su propia recámara y baño, pero comparten áreas comunes como la cocina o el resto de las amenidades. Al ser un arrendamiento de corto plazo, por lo general lo usan jóvenes o nómadas digitales. El coliving es una nueva manera de capitalizar beneficios y se puede adaptar tu inmueble a este modelo económico para hacerle frente a la inflación. Al incorporarlo a tu estilo de vida, puedes invitar a tu casa o departamento a personas afines a ti. El objetivo es que compartan espacios y entre todos paguen los servicios.