La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, señaló que esperan que el regreso sea formal, ya que más de 6 millones de empleos dependen de esta industria.

0 No me gusta1

En el regreso a ‘la nueva normalidad’, derivada del COVID-19, la industria de la construcción estima que cambiarán los planes de obra y procedimientos constructivos a causa de los protocolos de higiene y salud para proteger a los trabajadores, lo que se traduce en menor rendimiento en horas trabajadas.

Además, Eduardo Ramírez Leal, presidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), indicó que esperan que el regreso sea formal, ya que más de 6 millones de empleos dependen de esta industria. “Esperamos que la reactivación vaya de lado de la formalidad, si es así creemos que podemos dinamizar mucha economía”.

En este sentido, dijo a El Financiero que el sector al que representa se encuentra listo con protocolos para el regreso a las actividades de más de 12 mil empresas que lo conforman.

Por su parte, Jaime Rocha Font, presidente de la Cámara Nacional del Cemento, consideró que el regreso a las actividades debe hacerse de manera ordenada, integrando protocolos internacionales para las empresas dedicadas a la cadena de valor como el cemento, concreto y acero. Añadió que existen protocolos de otros países que se pueden retomar para que las construcciones tengan orden y una disciplina.