El presidente Andrés Manuel López Obrador, calificó como extraordinario que se destrabe el proyecto y que se propicie retomar la red ferroviaria del centro del país.

2 No me gusta0

El Tren de Alta Velocidad (TAV) México-Querétaro podría materializarse bajo la participación de la Iniciativa Privada (IP), a la que la federación conferiría el proyecto, debido a que carece de fondos para llevarlo a cabo y tampoco podría concluirlo antes de que termine la actual administración. La condición sería que el tren tenga como objetivo principal la movilización de pasajeros y utilice un sistema de traslado moderno.

Así lo expuso el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien calificó como extraordinario que se destrabe el proyecto y que se propicie retomar la red ferroviaria del centro del país, vinculando a Querétaro con estados de la región como Guanajuato y San Luis Potosí. “Sería extraordinario que se pudiese concretar el proyecto del Tren México-Querétaro, Querétaro-Guanajuato o Querétaro-San Luis, que fue el centro ferroviario de México durante mucho tiempo”.

Añadió en conferencia de prensa que “solamente que se busque una sociedad, ahora que se está hablando de la participación de la IP en algunas obras, no descartamos la posibilidad; el Estado no podría, me refiero al gobierno federal, no podríamos nosotros hacer esa obra porque además de los recursos, que no los tendríamos, no nos alcanzaría el tiempo y no queremos dejar nada sin terminar”.

El ejecutivo argumentó que la carretera México-Querétaro requiere un sistema que optimice la transportación de pasajeros, al ser una de las principales vialidades del país y de las más transitadas: Una empresa particular podría hacerlo; esta carretera debe ser la más transitada de todo el país, entonces sí amerita un medio de transporte que se tenía antes, pero precisamente por las privatizaciones se crearon sOlo trenes de carga.

Desde el 2015 el tren fue suspendido indefinidamente, con el argumento de evitar un impacto a las finanzas públicas, tanto en el ejercicio fiscal del 2015 como el del 2016. En octubre del 2019, Francisco Domínguez Servién, gobernador de Querétaro, manifestó que la administración federal contaba con un proyecto ejecutivo; y ya se analizaba que el proyecto se ejecutara bajo un esquema de asociación público-privada.

Mientras, los gobiernos queretano y guanajuatense han planteado que se desarrolle un tren interurbano que vincule a las entidades. También, a través de la Alianza Centro-Bajío-Occidente, se ha propuesto al gobierno federal que el TAV México-Querétaro se expanda a Guanajuato y Jalisco.