Un estudio reveló que el crecimiento del 76% de búsquedas residenciales fue impulsado por la preocupación de hacer más eficientes los costos.

1 No me gusta0

Aunque las decisiones de compra de inmuebles en México se han postergado, la demanda permanece latente, especialmente para renta, pues ha crecido 35% en los últimos seis meses. También hubo un aumento en las solicitudes de información y búsquedas en varios subsectores, excepto en el corporativo, que es el más afectado tras la pandemia del COVID-19, con una disminución del 7 por ciento.

Un estudio reveló que el crecimiento del 76% de búsquedas residenciales fue impulsado por la preocupación de hacer más eficientes los costos y buscar espacios más asequibles tras la afectación económica de los mexicanos. Mientras que la instauración del Home Office provocó una disminución en la demanda de oficinas en la Ciudad de México, Estado de México, Jalisco y Nuevo León, principalmente.

Al analizar el comportamiento de los precios de inmuebles, se aprecia que los mexicanos valoran más la privacidad, provocando un aumento de los precios de las casas en venta en un 11%. En tanto que los departamentos en venta registraron un descenso del 8% en precios de noviembre del 2019 a junio del presente año, refiere el ‘Reporte del Mercado Inmobiliario 2020’. Adicionalmente, esta nueva situación de vida ha generado oportunidades para el sector, desde la adopción de tecnología en negocios inmobiliarios hasta una clara reingeniería en el nuevo producto inmobiliario que permita satisfacer las nuevas necesidades de vida, espacios más productivos e inmuebles competitivos. 

Daniel Narváez, director de mercadotecnia de la firma, destaca que el sector ha pausado sus transacciones a la compra debido al sentimiento de incertidumbre económica, pero la demanda de inmuebles no es nula porque son productos de primera necesidad. “En cambio, la demanda de propiedades en renta ha sido lo que ha mantenido la operación del sector y prevemos que así seguirá durante 2020”.