Especialistas señalan que los activos en Real Estate, pueden generar un flujo constante y pueden ser sujetos a poder entrar en un mercado secundario.

5 No me gusta0

Durante las primeras semanas de la sana distancia, los diversos mercados presentaron un problema de liquidez, ante lo cual, surgió la idea de vender activos. Sin embargo, con el paso de las semanas y los avances para poner en marcha una vacuna, así como los fundamentales del mercado financiero en México, permiten vislumbrar un panorama más positivo.

Los activos en Real Estate pueden generar un flujo constante y pueden ser sujetos a poder entrar en un mercado secundario. Entre éstos destacan los centros comerciales, las oficinas, los hoteles, los parques industriales, el segmento multifamily en renta, y que además, siempre han despertado el interés de los inversionistas.

“Al participar en varios congresos de América, Asia y Estados Unidos en estas semanas, hemos analizado y sugerido a los tenedores de activos o dueños de inmuebles la frase clásica: ‘Keep calm, and do not sell your assets ...yet’. Lo más importante en estos momentos es que no se ven condiciones para que los dueños de los activos vendan, ya que a nivel mundial, estamos en un momento game changing, claro, a menos que tengas al banco que está presionando o que no se tenga solución para la falta de liquidez o que los socios quieran liquidar sus posiciones, pero eso es otra historia”, destaca el Managing Director de Horwath HTL México, Fabián Sánchez.

El especialista internacional a través de una conferencia virtual, dijo que hay tres elementos fundamentales que se deben considerar para no vender los activos:

“Primero, hay que ver el entorno macroeconómico. La mayoría de los analistas afirman que la recuperación de la economía va a ser en forma de V. ¿Qué es lo importante? Que México es una potencia exportadora, ya cerca del 80% de las exportaciones en 2018 tuvieron como destino EU y México, solo, representa 42% de todo lo que se exporta en América Latina”.

Agregó que diversos análisis financieros internacionales prevén que 2021 será el año de la recuperación. “Y obviamente, en este escenario, México será el primer beneficiado, que aunado con la firma del T-MEC serán buenas noticias que vemos en el mercado”.

El también integrante del Internacional Council of Shopping Centers, agregó en este sentido, que el pronóstico de recuperación para el Producto Interno Bruto (PIB) de México, destacan los números que prevén Barclays, con 3%; Credit Suisse, con 2%; de UBS, con 4.4%; y JP Morgan, que ve, incluso, éste último, un crecimiento del país de 5.5% para 2021.

Tasas, a la baja

Otra variable, agregó, es que las tasas de interés van a la baja, “lo que incentiva el consumo, la inversión y el gasto, que son a su vez, los tres componentes más importantes del PIB nacional”.

De acuerdo con Banco de México (Banxico), la inflación terminaría en 3.34% al finalizar 2020, “con una variable macroeconómica controlada y donde no hay una alerta de que se vaya a disparar”.

Otro punto importante es que las remesas subieron este año 10% respecto al año anterior. “Tan solo con el efecto del 10 de mayo, hace que con ese dinero, las familias principalmente lo utilicen para gasto discrecional o compra de inmuebles, lo que es positivo”.

A diferencia de otras crisis, dijo, “las reservas internacionales del Banxico están cercanas a los 205 mil millones de dólares, a diferencia de otras crisis, cuando hubo una fuga masiva de fuga de capitales como se ve, por lo que no es momento, reiteramos, para vender los activos inmobiliarios”.

En cuanto al tipo de cambio, cuando empezó la jornada de sana distancia, hubo un alza, pero a partir de junio y julio, ya hubo una estabilidad en el tipo de cambio. A diferencia del pasado esto está controlado y que además, nos habla de una resiliencia de la economía mexicana histórica.

Ubicación geográfica

Otro punto a destacar, señala el especialista, es el referente al nearshoring (proceso devolución de la producción y fabricación de productos a un país cercano geográficamente a la ubicación sede de la empresa) y reashoring (proceso de devolución de la producción y fabricación de productos al país sede de la empresa).

“Antes, China era el destino para todas las empresas por lo económico de sus procesos, pero ahora, lo que estamos observando, es que las empresa están regresando a Estados Unidos, Canadá y México. Esta tendencia ya lo vimos antes de la pandemia, cuando estaba la la guerra comercial entre EU y China, y donde México ya lucía como un polo atractivo para la reactivación de la parte industrial, que sumado al tipo de cambio, hace aún más atractiva la inversión”, argumentó.

Efecto multiplicador industrial

Durante la conferencia que dictó en el XI Congreso Nacional de Valuación, organizado por la Sociedad de Arquitectos Valuadores (SAVAC), el especialista internacional en Real Estate destacó el efecto positivo que tendrá a corto plazo la potencialización del sector industrial en México:

“Hemos platicado con empresas de comercialización de bienes raíces, sobre que se está presentado una importante reactivación en el sector industrial, que está haciendo que haya otros requerimientos, sobre todo en el norte del país, para construir más plantas industriales”.

El representante de Howarth HTL dijo que en este sentido, tanto el reshoring como el nearshoring tendrán una participación especial por su efecto, que parte desde el sector industrial, y que va a impactar en los demás sectores inmobiliarios: “Cuando llegan las industrias, se reactiva el sector hotelero, la vivienda, escuelas, universidades, hospitales, equipamiento urbano y se hacen más centros comerciales”.

Reto pendiente y vacuna

Objetó que el único reto es que se tiene en México será anteponer la innovación tecnológica contra la manufactura. “Esta es la parte más importante. Tenemos que migrar de la manufactura a la innovación tecnológica. ¿A qué me refiero? A que se haga más producción en tecnología sobre los procesos de mandar solamente manufacturas a otros países. Se trata de crear fuentes de innovación tecnológica”.

Sobre el último factor que se ha analizado con las oficinas de Europa y Asia “es que está ya la alta posibilidad de generar la vacuna para atender el COVID-19. Eso es importante. La vacuna se estaría aplicando en octubre. Hay que poner sobre la mesa que actualmente hay 184 vacunas en desarrollo, y siete de ellas ya están en la fase tres. La posibilidad de que esto suceda hará un elemento game changer en los mercados”.

Finalmente, expuso que en cuanto a inversión para la vacuna, “la Unión Europea destina 3.5 billones de dólares; Estados Unidos le está dando más de 10.8 billones, más la inversión de otros países de Asia”.

Dijo que con ello, muchos “activos inmobiliarios van a corregir su estatus de under value, es decir, de estar con un precio por debajo del mercado, a regresar a unos precios de largo plazo. Esto no es nada más para el sector de bienes raíces, sino para todo el sector financiero. Hay que pensar por el momento en las empresas de hotelería o transporte que están por debajo de sus precios de mercado. Esto va a detonarse en el corto plazo y debemos tomarlo muy en cuenta”.