Entre las ciudades con más de 500 mil habitantes, las cuatro más competitivas en México son Saltillo, Durango, Mazatlán y Hermosillo, señaló el IMCO.

1 No me gusta0

El Valle de México y Monterrey son las únicas dos ciudades de México con un nivel de competitividad urbano alto, entre las que tienen más de un millón de habitantes. Mientras que entre las ciudades con más de 500 mil, las cuatro más competitivas son Saltillo, Durango, Mazatlán y Hermosillo. 

Y aquellas entidades con más de 250 mil y menos de 500 mil habitantes, las tres más competitivas son Piedras Negras, Guaymas y Nogales, según el ‘Índice de Competitividad Urbana 2020’, que el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) dio a conocer hoy. 

A  partir de este estudio, se deduce que la zona norte del país cuenta con las mejores características  económicas, ya que tiene un mayor crédito a empresas, mayor número de sectores presentes en su economía y un mayor porcentaje de su producción está en sectores de alto crecimiento.

En este sentido, IMCO señaló como las mejores ciudades para invertir, también por cada tamaño de población, a Mérida, Hermosillo, Ciudad del Carmen y Guaymas; porque cuentan con mayor acceso a internet, oferta en créditos a empresas, baja incidencia delictiva y alta percepción de seguridad.

Valeria Moy, directora del IMCO, dijo en videoconferencia que “no nos sorprende que las características económicas del sur-sureste del país, en términos comparativos con el resto del país, sean las más bajas. El sur-sureste tiene un enorme rezago, en términos generales”.

Además, para mejorar las condiciones de las ciudades, el organismo propuso condicionar apoyos federales a ciudades con programas de desarrollo urbano, crear agencias locales de promoción económica y reorientar la inversión pública o transparentar la deuda pública, entre otros aspectos.

CDMX, con alto potencial

Por su parte, Carlos Flores, de la asociación independiente Corazón Capital, señaló que la Ciudad de México (CDMX) está en proceso de consolidación como ciudad innovadora, que registra un gran atractivo económico con alto potencial de desarrollo; situándose por delante de Sao Paulo o Santiago de Chile.

Aunque destacó que existe la necesidad de impulsar algunos sectores productivos específicos, “siempre sostenidos en la parte turística, en la construcción y el desarrollo inmobiliario porque le agregan un peso importante a la generación de la  riqueza de la CDMX”.

Añadió que las ciudades crecen, se vuelven atractivas y competitivas, incluso por aspectos que no se toman mucho en cuenta, como la distancia con la que la gente se traslada y el tiempo con que se desplaza; impulsar el área fintech, las industrias creativas, la manufactura verde y el comercio al por menor