De San Diego a Los Angeles, Austin, Dallas, Tampa o Miami, las oportunidades para adquirir un inmueble habitacional son diversas. 

4 No me gusta0

La pandemia cambió las necesidades de los interesados en los bienes raíces, ya que las actividades derivadas del Home Office, las clases en línea y el confinamiento redirigieron las preferencias hacia nuevos espacios que incluyan amenidades que satisfagan este nuevo estilo de vida.

En este sentido, los mexicanos interesados en vivir en Estados Unidos tienen preferencias por entidades como San Diego, en California, porque el Cross Border Xpress es una ventaja al momento de viajar por negocios al país del norte, pues aterrizan en Tijuana y solo cruzan este puente transfronterizo.

De acuerdo con Luis Mendoza, director de Luis Mendoza and Associates de Century21 Award, “los inversionistas solo cruzan y toman un vuelo y ya. La única cosa es que en San Diego y Los Angeles ha subido mucho el precio de un inmueble habitacional, de entre 680 mil y 900 mil dólares, respectivamente”. 

Otro estado por el que se interesan los mexicanos es Texas, porque está cerca de Guadalajara y Monterrey, la gente va a Houston, Austin o Dallas; otra área que se ha abierto es San Antonio porque encuentran propiedades de hasta 250 mil dólares, de buen tamaño, nueva y cerca de vuelos directos a México. 

Florida es otra entidad importante, “porque están Tampa, Orlando y Miami; mucha gente va de compras y adquieren una propiedad vacacional en estas áreas, sobre todo de México.  California es más caro, Texas más económico”, señala el especialista en entrevista con Real Estate Market & Lifestyle.

Comprar casa en Estados Unidos porque…

Entre las razones para comprar una casa en Estados Unidos en este año es que los inversionistas confían en la capacidad del país para sobreponerse a las crisis económicas: El cambio de presidente y sus ajustes en política monetaria, fiscal y extranjera previstos apuntan a un crecimiento.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que en este país se espera que la tasa de interés para una hipoteca con tasa fija a 30 años se mantenga cerca del 3%, lo que facilita el acceso a un crédito barato: Aprovechar esta baja histórica puede ahorrar un poco de dinero a lo largo de la vida de un préstamo hipotecario.

La firma inmobiliaria también destacó que las tasas bajas se suman a los beneficios fiscales que puede tener quien adquiere una vivienda: El gobierno ofrece ventajas para quien compra en las llamadas ‘zonas de oportunidad’, pues la considera ‘mejora’ para una zona habitacional y permite al comprador deducir impuestos.