|  

Los requisitos varían de acuerdo a cada institución, sin embargo, coinciden en que el primer crédito solicitado debe estar liquidado en su totalidad.

4 No me gusta0

Una inversión inmobiliaria siempre es un buen plan para proteger nuestro dinero.

Una de las razones más comunes y ambiciosas para pensar en adquirir una segunda propiedad es para incrementar nuestras ganancias a través de las rentas.

En México, son muchas las personas que viven de sus rentas pues han apostado por la adquisición de propiedades para hacer crecer su capital.

Durante la pandemia las segundas viviendas se convirtieron en un “plan B” para pasar largas temporadas fuera de la ciudad sin dejar de hacer trabajo a distancia; esta flexibilidad en los horarios laborales ha tenido como ventaja escapar de las grandes urbes y tener acceso a espacios amplios, zonas al aire libre y otras amenidades.

La adquisición de una segunda propiedad a través del proceso conocido como “escala de la vivienda”, constaría en vender la primera propiedad por un precio mayor al que fue obtenida de esta manera, con la ganancia obtenida se puede adquirir un inmueble  de mayor tamaño o que se adapte más a nuestras necesidades.

Cuando se solicita un crédito hipotecario para invertir en una segunda propiedad, es importante comprobar nuestros ingresos, ya que de esa manera se puede comprobar la estabilidad económica y garantizar los pagos. 

Entre las distintas instituciones gubernamentales que ofrecen créditos financieros se encuentra el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y el Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Fovissste).

Infonavit: Tiene una opción llamada Tu 2do crédito, el cual es un producto para derechohabientes que utilizaron una primera hipoteca y que la liquidaron en su totalidad.

Fovissste: Ofrece una ayuda hipotecaria, aunque solamente es para trabajadores del Estado.

Los requisitos varían de acuerdo a cada institución, sin embargo, coinciden en que el primer crédito solicitado debe estar liquidado en su totalidad.

“Una segunda opción es solicitar un segundo crédito hipotecario, y se recomienda hacer una previa evaluación con las herramientas financieras adecuadas y la asesoría de un profesional inmobiliario, que se puede encontrar en plataformas inmobiliarias como Lamudi”, explicó Daniel Narváez, Marketing VP de Lamudi.