Un sistema de seguimiento tecnológico da un identificador único a cada prenda hasta que está en las manos del comprador.

16 No me gusta14

Para capitalizar su red de 6,700 tiendas en todo el mundo, Inditex invierte 11,000 millones de euros (mde) en fusionar unidades físicas y online, mediante un sistema de seguimiento tecnológico, que da un identificador único a cada prenda hasta que está en las manos del comprador.

Esto le permitió al grupo de moda de España, más conocido por su marca Zara, convertir las tiendas en minicentros de distribución, fusionando su presencia en línea y la física, reducir inventarios y a recuperarse de la pandemia.

La tecnología de seguimiento, conocida como identificación por radiofrecuencia o RFID, depende de pequeños circuitos y antenas ocultos en las etiquetas de seguridad que van unidas a la ropa en las fábricas de Inditex. El lanzamiento fue un esfuerzo de una década que se completó a finales de 2019.

Ese año, apenas un 14% de sus ventas de 28,000 mde fueron en línea. Pero en el 2020 esa proporción subió a un 32%, ya que el grupo utilizó las trastiendas para empacar y enviar 1,200 mde de ropa que los clientes pidieron por medio de teléfonos móviles y computadoras, además de envíos más convencionales.

De acuerdo con una publicación de Milenio, gracias a sus rápidas cadenas de suministro, la empresa puede modificar y agregar prendas a su gama a mitad de temporada, respondiendo a la demanda de los consumidores.

Produce 65,000 nuevos diseños al año y entrega las últimas prendas a su red de tiendas al menos dos veces por semana; el grupo dice que su enfoque se basa más en “jalar” que en “empujar”. Y aunque no gasta significativamente en publicidad, 20 millones de personas ven sus productos en aplicaciones o redes sociales.

Pablo Isla, presidente ejecutivo de Inditex, dijo que “la esencia de nuestra estrategia en Inditex es la misma de siempre. Pero ahora tenemos la integración entre lo digital y lo físico... 2020 fue un año clave en la transformación estratégica del grupo textil español”.

La compañía planea inversiones significativas, incluyendo 1,700 mde en tiendas y 1,000 mde en tecnología durante tres años. Y mantiene el objetivo de aumentar el espacio comercial bruto en 2.5% al año, mientras se concentra en tiendas más grandes y mejor ubicadas.