Una de las características principales de la planta de autos de BMW en Múnich, es que es la única en el mundo que está en el centro de una ciudad, lo que obligó a la firma a invertir 798 millones de dólares en los últimos tres años para su expansión vertical.

Desde 1913, 50 hectáreas fueron sede de la productora de motores de avión y motocicletas más importante a nivel mundial, que ha crecido hasta albergar cinco pisos con 400,000 metros cuadrados de construcción, con un total de 8,000 empleados de 70 nacionalidades

En la planta se construyen a diario 1,000 vehículos y 3,000 motores de diferentes tecnologías, entre los que destacan el Sedán 3 , el Serie 3 Touring, el Serie 3 plug-in Hybrid, el BMW 4 Serie Coupé y el M4 Coupé, así como los motores a tres, cuatro, ocho y 12 cilindros a gasolina para la Serie 7 y el emblemático Rolls Royce.

Sin embargo, la planta, que opera ya a toda su capacidad, del total de su producción vehicular, 10% corresponde al modelo Serie 3 Hybrid, el cual se pretende incrementar a 30% a partir de la séptima generación que ya empezó desde finales de 2018, en función de la demanda de Europa.

Lo anterior, generó que se ampliaran las previsiones de producción en la planta que se construye en San Luis Potosí, México. Conforme a los nuevos planes, la fabricación de los vehículos Serie 3 de BMW a gasolina aumentará de 30 a 35 vehículos por hora, pero ahora en suelo mexicano.

Lo anterior traería mayor tecnología al país, dado que en la planta alemana laboran centenares de robots programados —de las marcas ABB y Kuka—, que colocan en cada unidad unos 6,000 puntos de soldadura, mismos que son programados por especialistas que los vigilan diariamente y que mantienen un control digital.