La incertidumbre de la primera mitad del año parece no haber existido en el mercado industrial de la Ciudad de México, donde se presentó una demanda bruta récord de espacios.

Los empresarios del sector inmobiliario de parques industriales no pierden el optimismo sobre el futuro del país y la evolución positiva del sector en el que se especializan a pesar de la incertidumbre interna y externa.

La compañía japonesa dedicada a la fabricación de arneses automotrices, Sistemas de Arneses K&S —grupo filial de Sumitomo Electric—invirtió 4.7 millones de dólares en su nueva planta que inauguró en el Parque Industrial San Felipe Torres Mochas, donde se convirtió en el primer inquilino.

La industria en México es uno de los sectores en los que intervienen diferentes ramas que requieren espacio para desarrollarse. Aunque durante 2017 su comportamiento se observó en receso, con consecuencias negativas para la minería y la construcción, según el Informe de Enero del Centro de Estudios de la Industria de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), las industrias de energía eléctrica y la manufacturera mostraron cifras más alentadoras para el desarrollo del país.

La firma dedicada al desarrollo y administración de bienes inmobiliarios, Grupo IGS, anunció la próxima adquisición de Frontera, portafolio que incluyen 37 naves industriales ubicadas en Tijuana, Ciudad Juárez, Reynosa y Matamoros, que suman en conjunto 2,700 pies cuadrados. La compra se realizará por 117 millones de dólares.