Buscan equilibrar el desarrollo urbano con el respeto por la naturaleza y la movilidad.

0 No me gusta0

Buscan equilibrar el desarrollo urbano con el respeto por la naturaleza y la movilidad.

Desde julio de 2018, UNStudio fue seleccionado para poner en marcha el ambicioso plan Brainport Smart District (BSD); el cual, desarrollará la construcción de viviendas en un marco económico, sustentable y que brinde opciones con cuidado y ampliación de la naturaleza: "Nuestra visión urbana parte del desarrollo de una cuadrícula flexible que se va desarrollando según las demandas de los usuarios", afirmó UNStudio a través de un comunicado.

La iniciativa BSD explorará diversas formas para que los ciudadanos controlen y comercialicen sus datos, por lo que se convertirá en un laboratorio viviente en el segmento Smart Cities, el cual se desarrolla en el área Brandevoort de Helmond en los Países Bajos, a través de la firma UNSense, compañía asociada de UNStudio.

[También te puede interesar: Brooklyn busca soluciones de movilidad urbana en Big Data]

Se prevé que durante diez años, BSD desarrolle mil 500 casas nuevas y 12 hectáreas de locales comerciales en un concepto de laboratorio viviente, el cual consta de un vecindario residencial mixto organizado alrededor de un parque central, rodeado de espacios comerciales, pero con un área especial de reservas naturales. La visión parte de la idea de crear un barrio sostenible, con economía circular y socialmente cohesionado, que incluya la generación conjunta de energía, producción de alimentos, gestión integral del agua, gestión de datos digitales y diversos sistemas de transporte innovadores.

BSD no se diseñará primero y luego se construirá. En esta etapa, el diseño y la construcción irán de la mano a través del desarrollo forjado paso a paso. El objetivo de este nuevo distrito será contribuir a la creación de un concepto de vida sostenible y única, que incluya una nueva dinámica “aprender haciendo".
En el experimento de barrio se quiere explorar el intercambio de Big Data como un "trabajo" que requiere que los ciudadanos sean recompensados y compensados por sus datos."Queremos explorar modelos económicos alternativos que permitan a los residentes beneficiarse de este proceso de intercambio".

Los datos se convertirán en una herramienta controlada por los propios residentes, los cuales proporcionarán una variedad de servicios que beneficiarán a diversos proyectos de movilidad, generación conjunta de energía, venta al menudeo y la producción y/o distribución de alimentos. Para ello también se ha establecido una Junta de Ética, que será un cuerpo de asesoramiento que servirá para tener un control ciudadano de los datos, así como la privacidad de los mismos, regulaciones y beneficios comerciales para los usuarios finales.

[También te puede interesar: ONU Hábitat impulsará inteligencia artificial para desarrollar ciudades]

El laboratorio en Países Bajos incluye a las firmas Felixx Landscape Architects & Planners, (ecología y paisaje), Metabolic (Circularidad y adaptación al clima), Habidatum (análisis de datos) y UNSense (estrategia de datos y tecnología). La iniciativa llega en un momento adecuado para transparentar los procesos de Smart Cities, ya que como referencia, la iniciativa Sidewalk que se desarrolla en Toronto, Canadá, con la participación de Google, ha sido criticada precisamente por su falta de claridad sobre la gestión de datos.