Aún cuando los apoyos del gobierno federal a las sofoles y sofomes hipotecarias serán insuficientes, ayudan a reducir el pánico en el mercado que podría rebotar en un problema sistémico, aseveró Juan Carlos Sierra Boche, presidente de la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Asofom)
46 No me gusta21
Por Notimex CIUDAD DE MÉXICO.- Aún cuando los apoyos del gobierno federal a las sofoles y sofomes hipotecarias serán insuficientes, ayudan a reducir el pánico en el mercado que podría rebotar en un problema sistémico, aseveró Juan Carlos Sierra Boche. El presidente de la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Asofom) comentó que el Ejecutivo, a través de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), sigue una estrategia correcta pero sujeta a sus propias limitaciones de recursos. "Sabemos de alguna manera que esos recursos van a ser insuficientes, pero al menos se está tratando de hacer algo muy importante: no causar pánico en el mercado para que rebote en un problema sistémico", dijo en entrevista con Notimex. Lo importante ahora es que el mercado tenga la capacidad para hacer una mejor evaluación de las instituciones financieras, incluyendo auditores, calificadoras y la propia administración de las empresas, comentó. El representante gremial consideró que las sofoles y sofomes hipotecarias, así como las automotrices emproblemadas deberán tener una estrategia de reordenamiento interno, de manera que reduzcan gastos y cartera vencida, maximicen sus utilidades o aminoren pérdidas, pero siempre respondiendo a los compromisos de mercado. Aclaró que las sofoles y sofomes hipotecarias que presentaron problemas no pertenecen a la Asofom, cuyos afiliados siguen otorgando crédito para proyectos rentables. No obstante, estas instituciones (120 de las mil 048 sofomes en el país), también se verán afectadas en sus resultados del presente año. Para 2009 el programa de la Asofom consideraba 30 mil millones de pesos, "debemos ser honestos, no lo vamos a alcanzar; estaríamos pensando en llegar como a 15 mil millones de pesos", aunque la cifra sería poco más del doble de los siete mil millones de pesos reportados al cierre de 2008. El resultado obedece a que la banca de desarrollo está lanzando programas emergentes y utiliza ahí los recursos de su presupuesto, limitando su fondeo para instituciones financieras como las sofomes. Hasta 2008, el capital de las empresas afiliadas a la Asofom se constituía en 80 por ciento con recursos propios y 20% de la banca de desarrollo y fondos de fomento, así como de la banca comercial nacional y extrajera, porcentaje que este 2009 pretende revertir: "debemos estar en 50 y 50% ahora".