La industria restaurantera fue uno de los sectores productivos más afectados en 2020 por la pandemia.

1 No me gusta0

La industria restaurantera experimentó en 2020 una caída de su Producto Interno Bruto (PIB) de 29.3%, 3.5 veces lo que cayó la economía del país, debido al cierre de establecimientos y restricción de actividades por la crisis sanitaria del Covid-19, de acuerdo con el documento Conociendo la industria restaurantera, elaborado en conjunto por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC).

Asimismo, a causa de la crisis económica y sanitaria, se redujo la proporción del gasto total que realizaron las familias en alimentos y bebidas fuera del hogar (restaurantes) 22.8% en 2018 a 13.4% en 2020.

El informe describe que las unidades económicas de la industria restaurantera representan 12.2% de todos los negocios del país y generan poco más de dos millones de empleos.

La industria está conformada principalmente por microempresas, es decir, aquellas que dan empleo hasta a 10 personas, debido a que 96 de cada 100 unidades económicas corresponden a este tamaño y ofrecen empleos a 70 de cada 100 personas ocupadas en este sector. Este tipo de establecimientos generan 55.9 de cada 100 pesos.

Los insumos que consumen la industria es un porcentaje mayoritario de insumos nacionales, más que cualquier otra actividad económica del país, por lo que tiene una gran impacto en la producción y el empleo local y regional. El INEGI reportó que le compra insumos a 278 clases de actividad, que representan 33.8% de 822 actividades económicas que integran a toda la economía.

Por lo que respecta al empleo, laboran más mujeres (55.8%) que hombres (44.2%), a diferencia de lo que sucede en el resto de la economía en general y el total de los servicios.