El mantenimiento del proyecto anunciado como ‘el nuevo Cancún sinaloense’ cuesta 14 mdp al año, aunque no recibe a ningún turista.

5 No me gusta0

El proyecto denominado Centro Integralmente Planeado (CIP) Playa Espíritu, en Sinaloa, de 2,381 hectáreas, fue anunciado como ‘el nuevo Cancún sinaloense’, y mantenerlo cuesta 14 millones de pesos (mdp) al año, aunque en una década no ha recibido a ningún turista.

Fue el entonces presidente Felipe Calderón quien hizo el anuncio y han pasado 13 años desde entonces, pero no existen los más de 40,000 cuartos de hotel prometidos ni los dos campos de golf, centros comerciales y condominios que se proyectaron.

Entre el 2008 y 2018 los avances del proyecto fueron lentos y solo se construyeron instalaciones básicas, con recursos que sumaron cerca de 1,500 mdp, a las que hoy destinan 14 mdp, al menos desde 2015, para mantenerlas en buenas condiciones.

En ese tiempo, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) construyó 40.5 kilómetros de vialidades en 713 hectáreas de las 2,381 ─apenas el 30% de la superficie del terreno─, un malecón de 1.5 kilómetros con ciclovía, un hotel exprés de 53 habitaciones para hospedar a inversionistas y la casa de playa.

Gran parte de la inversión pública que se hizo fue la introducción de tuberías subterráneas, bajo los 40.5 kilómetros de vialidades, de agua potable, de captación de agua pluvial, el drenaje de aguas negras, la red de riego, los conductos para los cables de media y alta tensión, para la telefonía y el alumbrado público.

Además, construyó una planta de tratamiento de aguas residuales de 50 litros por segundo y seis cárcamos para el bombeo de ese líquido que se destinaría al riego de los jardines y campos de golf, pero en Playa Espíritu no hay ni electricidad ni agua potable.

Y las únicas personas que se encuentran en el lugar son empleados contratados por Fonatur que le dan mantenimiento y limpieza. En la presente administración, el flujo de recursos paró y el representante del Ejecutivo considera que el proyecto fue un mal negocio.

Considera que la compra por 120 millones de dólares, al ex gobernador sinaloense Antonio Toledo Corro, es un sobrecosto y que tiene una ubicación lejana al aeropuerto de Mazatlán, por lo que alista la rifa los primeros 400 lotes del polígono en un sorteo de la Lotería Nacional, para diciembre de este año. 

Por lo que Fonatur trabaja con el gobierno estatal y el municipal en las modificaciones legales del proyecto para poder hacer una nueva división del predio y a los nuevos lotes, de menor dimensión, cambiarles el uso de suelo que tenían autorizados, por uno de construcción de vivienda o casa.

El dinero recaudado servirá para seguir financiando la presa Santa María, que se construye en la zona de Rosario y lleva un avance superior añ 25%. Mientras tanto, especialistas consideran que con la rifa se afectaría la fauna y la flora en Playa Espíritu, además del desarrollo urbano del municipio de Escuinapa.

La Red Ecologista por el Desarrollo de Escuinapa, Sinaloa (REDES), indica que en esta entidad ya existían planes acordados, con base en lo que ocurriría con el proyecto turístico y que ahora tendrán que modificarse. Además, dice que los habitantes de Escuinapa desconocen los detalles de la rifa.

/Con información de Milenio/