|  

La visión sobre la perspectiva económica de México para 2022 parece tomar rumbos distintos, donde los analistas del sector privado no son optimistas.

4 No me gusta0

Por una parte, el Gobierno Federal, a través de su secretario de Gobernación, declaró la mañana de este viernes que “a pesar del aumento de casos de la pandemia, la actividad económica se va a mantener y (que) no va a haber desaceleración económica”.

Sin embargo, analistas del sector privado empiezan a considerar que si tendrá un nuevo impacto en el ritmo de crecimiento económico.

Por ejemplo, el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) dio a conocer este viernes la encuesta mensual que realiza entre sus integrantes en donde muestra una disminución de la proyección de crecimiento económico para 2022 de 2.9 a 2.7 por ciento.  

La encuesta recoge las expectativas de 35 de los miembros del Comité, todos ellos economistas con amplia experiencia y reconocido prestigio, donde “cabe señalar que el pronóstico más optimista es de 3.7% y el del menor crecimiento es de 1.5 por ciento”.

El pasado jueves la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de Naciones Unidas, señaló que América Latina y el Caribe desacelerarán su ritmo de crecimiento económico en 2022 a un ritmo de 2.1% desde el 6.2% promedio de 2021.

En particular, considera que el Producto Interno Bruto (PIB) de México crecerá 2.9%, luego de que a finales del año previo pronosticaba un repunte de 3.2 por ciento.

Otro pronóstico que conocimos en días previos fue del Banco Mundial, que mantuvo su estimado para México en 3% para 2022 y para 2023 en 2.2 por ciento.

Sin embargo, también esta semana Bank of America Securities (BOFA) recortó el martes pasado su pronóstico de crecimiento para México a 1.5% desde el 2.5%, entre otras razones por la "combinación de políticas conservadoras, alta incertidumbre y bajas expectativas de crecimiento".

Agregó la institución financiera que al cierre de 2021 (último trimestre) la economía del país sufrió un debilitamiento, además del reto que significa la inflación para los consumidores mexicanos y consideran el nuevo riesgo que significa la nueva ola de contagios.

El nuevo pronóstico de BOFa se ubica justo en el margen inferior de la encuesta que dio a conocer este viernes el IMEF.