Hasta junio, Pemex Transformación Industrial y la Secretaría de Energía tenían detectados 15 riesgos principales, de un total de 106.

3 No me gusta1

Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Secretaría de Energía (Sener) tenían identificados 15 riesgos, hasta junio pasado,  que podrían afectar los trabajos de la nueva Refinería Dos Bocas, en Paraíso, Tabasco, y que fueron expuestos al Consejo de Administración para prever posibles soluciones.

Aunque para especialistas de Pemex Transformación Industrial (Pemex TRI), los cinco riesgos más relevantes son: Errores en la estimación de recursos; falta de definición técnica, dictamen técnico correcto de los equipos; deficiencias en la planeación del proyecto; permisos federales, estatales y locales, y deficiencias o cambios en las bases de usuarios.

Sin embargo, funcionarios involucrados en el proyecto explicaron que con la aprobación y desarrollo de la etapa FEL II, "se confirmó la factibilidad técnica, económica, legal, ambiental y regulatoria de la refinería, y se trabaja en evitar esos riesgos".

Comentaron que esta etapa comprende actividades como la continuación del proceso de procura de equipo crítico y de largo tiempo de entrega, la conclusión de la ingeniería básica y el desarrollo de las ingenierías para conversión u obtener el requerimiento de información de proveedores de equipos y materiales no críticos.

"Esto reduce los riesgos potenciales, considerando que el equipo del proyecto es responsable de supervisar el desarrollo de los trabajos de estudios, ingenierías y preparación de sitios con el apoyo del IMP (Instituto Mexicano del Petróleo), seleccionar a proveedores de bienes y servicios, contratar a las empresas que llevarán a cabo el desarrollo del proyecto y supervisar que el alcance contratado se lleve a cabo y se cumplan los requisitos de tiempo, costos, calidad y operatividad, entre otros", explicaron.

Otros riesgos identificados fueron deficiencias en la coordinación de ingeniería, deficiencias de programación, falta de planeación o planeación no realista por contratistas, alargamiento de asignaciones del personal que hará la gestión y estrategia de procura inadecuada. También se detectaron riesgos sobre equipos deficientes, rotación de integrantes del equipo de proyecto, deficiencias en supervisión interna.

Además de limitaciones del equipo de construcción utilizado y cambios en tecnología que impliquen ajustes a la ingeniería. De acuerdo con una publicación de El Universal, en total, Pemex TRI logró identificar 106 riesgos que podría enfrentar la nueva refinería como proyecto integral.