El Census Bureau informó que este comportamiento respondió a la caída de 3.9% en el gasto en construcción residencial, además de la baja de 0.9% en el gasto no residencial.

El jurado calificó la calidad constructiva, innovación, versatilidad, estética, funcionalidad arquitectónica y sostenibilidad en los campos del urbanismo, vivienda e infraestructura.

La inversión de las empresas en construcción sufrió un desplome general de -36.2% en abril en relación al mismo mes del año pasado.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado manifestó que las grandes obras no serán suficientes como medida ‘contracíclica’ para contrarrestar la recesión.

El proyecto del Distrito Water Street, uno de los mayores desarrollos inmobiliarios estadounidenses, se encuentra en esta ciudad.