Esta industria representa uno de los retos más grandes, debido a la diferencia de tamaños de las empresas, las edificaciones y la dispersión que tienen en el país, señaló el IMSS.

El uso de los de vehículos aéreos no tripulados en obras de infraestructura y construcción, permite tomar mejores decisiones, realizar reportes de avance, levantamientos topográficos y recopilar información útil.

Este proyecto estima generar mil 200 empleos directos, así como creará un impacto económico por las comunidades que transite. 

La Sedatu señaló que las obras incluirán más de 21 mil acciones de ampliación, mejoramiento o sustitución de vivienda; además de alrededor de 4 mil 300 acciones de regularización para las familias de la zona.

Ante la menor demanda de pasajeros debido a la actual pandemia, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes propuso cancelar del proyecto agendado desde el 2019.