Desde 2013, en la ciudad se instauró un modelo que adecua las necesidades residenciales al mercado, con lo que se halló el equilibrio.

1 No me gusta0

El sector inmobiliario en Monterrey, en Nuevo León, representa atractivo para los desarrolladores por su potencial en densidad poblacional, además que muestra una tendencia al alza en renta de departamentos, de forma que representa un área de oportunidad regional

 Con ello, se abre una oportunidad para que inversionistas diversifiquen portafolios, en especial si se considera que los niveles de venta de la vivienda vertical en Nuevo León llegaron a niveles históricos.

La economía de la región está diversificada por un componente industrial y de servicios, lo que permite sortear impactos económicos para no depender de una sola industria. Además hay una mayor demanda de este tipo de vivienda por parte de la población joven, ya que el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita es 75% superior a la media nacional.

Prueba de lo anterior es que al tercer trimestre de 2020 (3T20) fue el de más ventas en su historia reciente:

“La pandemia duró al segundo trimestre y para el 3T20  ya está repuesto y se espera más avance. Por su parte, las ventas en Monterrey estaban progresando. En 2020, si bien vamos a acabar en 3,000 unidades, al próximo esperaríamos estar 5% arriba en ventas del año 2019”, destacó Ignacio Torres Zorrilla, cofundador y CEO de 4S Real Estate.

 Agregó explicó que la industria inmobiliaria genera los rendimientos más atractivos a largo plazo, al estar menos expuesta a la volatilidad, brindar seguridad y plusvalía, debido a que los rendimientos prácticamente no se ven afectados, a diferencia de otros sectores productivos.

Balance de productos

Dijo que el regreso a las oficinas impulsará a que las personas opten por reducir sus desplazamientos y buscar viviendas más cerca de sus centros de trabajo, lo que impulsa una transformación urbana que eleva la verticalización.

“El índice de verticalización en Monterrey es superior a 40%, en contraste con quienes buscan una casa; cifra relevante, si se considera que hace 10 años no llegaba a 20%, producto de cambios demográficos y la participación de mercado, ya que la Población Económicamente Activa (PEA) en la región es más alta (millennials, centennials y alphas), contra las generaciones X y Baby Boomers.

Con respecto a la oferta y demanda en la entidad, el inventario está balanceado y no excede los 24 meses, además que los desarrolladores aprendieron a ajustar sus productos, incluso durante la etapa de construcción, para alinearse a las necesidades del mercado.  

Prueba de lo anterior es que desde 2013, cuando se inició la regulación DOT (Desarrollo Orientado a Transporte), sirvió como guía para para desarrollar productos que necesita el mercado, lo que permite alinear el mercado a los segmentos socioeconómicos en cuestión de inventario y que esté más balanceado, a diferencia de otros lugares como la Ciudad de México, donde la oferta en el segmento premium excede por mucho la demanda que se tiene y no hay suficiente para los otros.