|  

La constructora de vivienda Urbi que hace dos años enfrentó un proceso de reestructura, anunció que planea destinar entre 300 y 500 millones de pesos (entre 15.7 y 26.3 millones de dólares) al desarrollo proyectos inmobiliarios como parte de su perspectiva para 2018.

Una vivienda es uno de los activos económicos más importantes para construir un patrimonio sólido, por lo que adquirirla se convierte en una decisión relevante para las familias mexicanas. Desde 2005 hasta este 2017, aún con los sismos del pasado mes de septiembre, los precios de la vivienda no han caído y promedian un avance del 5.4% en tasa anual.

Cuando un cliente desea comprar o alquilar una propiedad, busca identificar cuanto antes los productos que puedan interesarle, conocer al detalle sus características, averiguar desde su smarthphone si puede llevar a cabo la operación y con rapidez.

La forma de comprar una propiedad se modificó a raíz de los sismos del pasado 19S, porque la ubicación, amenidades, costos, etc, ahora deben ser complementados por diversos elementos de seguridad estructural que hay que cuidar.

La presidenta de la Comisión de Vivienda en la Asamblea Legislativa (ALDF), Dunia Ludlow Deloya informó que existen 9,482 millones de pesos para comenzar la atención por los daños de la catástrofe –incluidos fondos federales-, pero aún hace falta saber cuál es el monto total de la reconstrucción.