Hay condiciones de mercado y de capital para que se sostenga la tendencia de expansión del retail a lo largo del país.

Los Fideicomisos de Inversión y Bienes Raíces (Fibras) han acercado al mercado de inversionistas institucionales el segmento inmobiliario en general, y al desarrollo de los centros comerciales en forma particular. Definitivamente, hemos sido un factor de cambio para el desarrollador del retail en México.

Los Fideicomisos de Infraestructura y Bienes Raíces (Fibras) presentan una evolución importante: la atención en las Fibras ya no solo se centra en que generen crecimiento a base de adquisiciones de portafolios, sino también de generar crecimiento orgánico (aunque a menor escala, con mayor rentabilidad), así como en que generen plusvalía en los activos adquiridos.

El primer semestre de 2018 estuvo caracterizado por la percepción de incertidumbre y volatilidad, pero los fundamentales están sólidos. México seguirá siendo la plataforma de manufactura para Estados Unidos. 

Contra viento y marea, las Fibras inmobiliarias sostuvieron una tendencia positiva de crecimiento, aunque no a un ritmo tan acelerado como en años previos.