El primer semestre de 2018 estuvo caracterizado por la percepción de incertidumbre y volatilidad, pero los fundamentales están sólidos. México seguirá siendo la plataforma de manufactura para Estados Unidos. 

Contra viento y marea, las Fibras inmobiliarias sostuvieron una tendencia positiva de crecimiento, aunque no a un ritmo tan acelerado como en años previos. 

Las Fibras son instrumentos de inversión que siguen siendo poco conocidas para muchos inversionistas, pero su desempeño bursátil ha sido muy interesante y atractivo.

Los Fideicomisos de Infraestructura y Bienes Raíces (Fibras) han alcanzado un portafolio superior a las 1,600 propiedades industriales, comerciales, corporativas y hoteleras, con un Área Bruta Rentable (ABR) que supera los 21 millones de metros cuadrados a marzo de 2018.

Las Fibras no solo han transformado al sector inmobiliario, sino también al mercado de capitales. Se han convertido en un poderoso vehículo para canalizar liquidez al sector Real Estate de arrendamiento en México.