México incrementó su atractivo como destino de Inversión Extranjera Directa (IED) a partir de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN). A 23 años de distancia, las empresas extranjeras mantienen el apetito por el país.

La economía de México experimentó en el primer semestre del 2017 un cambio dramático en sus perspectivas de crecimiento. Empresarios, inversionistas, consumidores y analistas, pasaron de un pesimismo dramático que determinaba un escenario oscuro a un moderado optimismo.

Los Fideicomisos de Inversión y Bienes Raíces (Fibras) tuvieron un desempeño positivo en 2016, caracterizado por la permanencia de sus inversiones, su continuidad de adquisiciones, una sostenida solidez financiera, e incluso,  la llegada de una nueva al mercado. Sin embargo, no se vieron exentas de volatilidad en su cotización bursátil.

La evolución de la inversión y desarrollo de nuevos centros comerciales en el país ha mantenido una constante en los años más recientes: crecimiento.

Las Fibras han contribuido al ordenamiento del mercado inmobiliario porque lo han provisto con información del precio de los inmuebles, rentas y desempeño por segmento.