La ampliación y remodelación de centros comerciales se convirtieron en las opciones para que desarrolladores lograran figurar en el mapa de retailers y compradores, de cara a la intensa competencia de nuevos proyectos en mercados como Ciudad de México (CDMX).

El presente y el futuro el retail está ligado a la demografía. La estructura y perfil de la población de cada país, junto con el poder adquisitivo, determinará la evolución que tendrá la actividad comercial en México y el mundo.

La innovación en los centros comerciales del país reviste una importancia enorme. Tenemos que renovarnos conforme a las nuevas formas sociales, de consumo y entretenimiento para las personas.

En los últimos tres años, el e-commerce, el cambio en hábitos de consumo, sobre todo en Estados Unidos y Europa modificaron los escenarios. En México, aunque no permea con fuerza la tendencia, el segmento resiente grandes cambios en paradigmas, marcas y estrategias.

El retail en México está siendo disruptivo a tal grado que me atrevo a decir: “El que no se reconvierta, se muere”. El tradicional concepto de centro comercial que conocimos es cosa del pasado.