La medida unilateral afectará a la industria automotriz, que representa el 4% del PIB y más del 25% de nuestras exportaciones de México.

9 No me gusta8

La titular de la Secretaría de Economía (SE) de México, Tatiana Clouthier Carrillo, aseveró que ante las medidas anunciadas en Estados Unidos para echar a andar un proyecto para construir autos eléctricos en ese país, se recurrirá a instancias legales:

“Queremos dejar muy en claro de que en caso de que la propuesta se apruebe y se instrumenten dichos créditos fiscales por parte de Estados Unidos, México recurrirá a instrumentos legales a su disposición para hacer valer nuestros derechos”.

Fuera del T-MEC

Lo anterior, debido a que la SE tiene “serias preocupaciones” por la posibilidad de que el Congreso de Estados Unidos apruebe un crédito fiscal para vehículos eléctricos como parte de la iniciativa de ley Build Back Better Act del 19 de noviembre en la Cámara de Representantes y que pasó al Senado.

“En su redacción, esta iniciativa es inconsistente con las obligaciones de Estados Unidos en el T-MEC y con los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Además, va en contra del espíritu de la integración productiva de Norteamérica que acaba de ser reafirmado en la Cumbre de Líderes de Norteamérica por el presidente Biden, el primer ministro Trudeau y el presidente Andrés Manuel López Obrador”, dijo Clouthier en un encuentro con los titulares de economía de Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí, Puebla, Morelos y Nuevo León.

Tenemos un propósito muy grande (que es) defender a nuestra industria automotriz, que representa cerca del 4% del PIB y más del 25% de nuestras exportaciones, y de forma directa un millón de empleos”, dijo la funcionaria.

No a créditos fiscales

La propuesta otorgaría un crédito fiscal de hasta 12,500 dólares para vehículos eléctricos ensamblados en Estados Unidos y que cumplan con criterios de contenido doméstico mínimo con un monto adicional de 500 dólares para las baterías que se construyan en ese mismo país.

La medida contempla que a partir de 2027, sólo los vehículos eléctricos fabricados en Estados Unidos podrán ser elegibles para acceder a cualquiera de los montos del crédito fiscal, tanto los que actualmente existen y que aplican para todos los vehículos eléctricos sin importar donde se fabriquen, como lo propuesto en la iniciativa.

En este sentido, señaló Clouthier, la propuesta “es discriminatoria de las exportaciones mexicanas de vehículos eléctricos y las pondría en desventaja ante los vehículos producidos en Estados Unidos. Un tema que de entrada contraviene el propósito mismo del T-MEC”.

Finalmente, Clouthier aseveró que las afectaciones a las exportaciones nacionales de autos tendrían un impacto “muy grande” ya que el sector genera más de un millón de empleos y afectaría incluso a la migración.