Para especialistas, la crisis lleva a reflexionar sobre la importancia de los inmuebles y del equilibrio con el entorno y, por supuesto, en la calidad de vida.

2 No me gusta0

La industria de la vivienda en México presenta más retos que nunca, pues la pandemia derivada del COVID-19 y el confinamiento posterior, han replanteado la forma en la que las personas se desarrollan diariamente en sus espacios habituales.

Esto, empezando por las viviendas particulares, lo que lleva a reflexionar sobre la importancia de estos inmuebles y en el equilibrio con el entorno y, por supuesto, en la calidad de vida, señaló Marcos Mazari Hiriart, director de la Facultad de Arquitectura de la UNAM.

Es de suma importancia entender las relaciones que juega la vivienda con la familia y los espacios públicos, para lograr un equilibrio en los espacios; es fundamental comprender el papel del suelo y de los organismos encargados, debido a que estos conforman un ecosistema”.

Durante el Foro Universitario de Vivienda, Gonzalo Méndez Dávalos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), mencionó que esta industria es resiliente, una de las que mejor comportamiento ha tenido en el país ante la crisis sanitaria y económica actual.

El primer paso que dimos ante esta circunstancia fue conservar la liquidez de las empresas para preservar el empleo. Nos dimos a la tarea de conversar con la Sociedad Hipotecaria Federal para ampliar el pago de intereses, plazos y líneas adicionales de crédito cuando la viabilidad y capacidad de los proyectos lo permitían”. 

Y con los bancos para que los créditos puente con proyectos viables no se detuvieran. “Estábamos muy preocupados por la pérdida de empleo, del nivel salarial de la gente y pensábamos que íbamos a tener un hasta un 80% en la pérdida del mercado y no darle vivienda a los trabajadores de México”.

Méndez Dávalos también destacó que otra de las acciones importantes de la Canadevi y los organismos de vivienda en el país fue el fortalecimiento de la demanda, a través de los esquemas y las medidas de apoyo que presentaron con el objetivo de fortalecer la economía. 

No obstante, consideró que uno de los principales desafíos por resolver es atender la demanda de los no afiliados a estas instituciones, para lo cual se trabaja en generar garantías crediticias para los bancos; y con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para que a los bancos no les falte fluidez. 

El 57% de la población económicamente activa del país no cuenta con seguridad social. De las 9.4 millones de acciones de vivienda que hemos realizado, 40% corresponden a vivienda nueva y de ese porcentaje, el 50% no tiene hoy seguridad social”.

Finalmente, el representante de la vivienda en el país refirió que actualmente en el país se necesitan entre 2 o 3 millones de casas nuevas en los próximos diez años, pero la gente no tiene seguridad social.