El proyecto consiste en establecer una serie de rutas turísticas entre los estados de Colima, Jalisco y Michoacán.

El país ofrece una amplia diversidad de segmentos turísticos, donde existen grandes oportunidades de inversión para infinidad de marcas hoteleras en diversos mercados, lo que se refleja en los planes de inversión de largo plazo de las cadenas.

Se buscan cambios drásticos en la política de turismo, pero al mismo tiempo, mantener lo que ha funcionado, con objetivo de brindar innovadoras opciones para visitantes y que los beneficios permeen a la sociedad.

Las diversas actividades recreativas que ofrece la entidad atraen visitantes de placer por todas las opciones que se pueden realizar, así como por las abundantes bellezas naturales que posee nuestra entidad. Nuevo León y la ciudad de Monterrey en particular, reciben mucho turismo de negocios, entre otros segmentos destacados.

Al reactivarse la economía estadounidense, muchos compradores de aquel país están volteando hacia este lugar.