La generación de empleo formal será clave en el desempeño futuro del crédito que otorga la banca para adquirir vivienda.

2 No me gusta0

 Dentro del crédito que la banca otorga a las familias, el crédito a la vivienda ha sido el único que logró mantener una tasa de crecimiento real positiva al cierre del tercer trimestre de 2020 (3T20).

En septiembre de 2020, el crecimiento anual real de la cartera de crédito vigente a la vivienda fue 4.6% (8.8% nominal). Con este resultado, el crédito a la vivienda promedió entre enero y septiembre un crecimiento real anual de 5.9%, menor al promedio reportado en el mismo periodo de 2019 (6.3%).

De acuerdo con el reporte “Situación Banca México, segundo semestre 2020” de BBVA, “la cartera de créditos hipotecarios aún no refleja de lleno el impacto negativo de la caída en el empleo formal, en parte por el efecto rezagado de esta variable sobre la demanda de crédito a la vivienda”.

Agregaron que “también estarían contribuyendo a amortiguar una mayor desaceleración, la estabilidad de las tasas de interés de largo plazo, que se mantienen en niveles bajos y la disminución en el precio de la vivienda, factores que incrementan el atractivo de la inversión inmobiliaria ante un entorno de incertidumbre y volatilidad en los mercados financiero. Este último impulso podría resultar insuficiente para revertir la tendencia de desaceleración que se ha venido observando a partir de abril de 2020 y que podría agravarse con la pérdida de empleos formales acumulada hasta la fecha”.

Los analistas de la institución financiera puntualizaron que “el deterioro que se ha registrado a raíz de la pandemia en los indicadores de empleo, tendrá un efecto negativo sobre el desempeño del crédito hipotecario. Esto no sólo por la reducción del número de acreditados potenciales, sino también por la merma en la capacidad de pago de los hogares debido a la disminución del ingreso de las familias”.

Finalmente, indicaron que si a la caída pronunciada le sigue una lenta recuperación del empleo, el crecimiento del crédito hipotecario no sólo sería modesto sino incluso nulo en el mediano plazo.