Debido al monto de recursos que se requiere y el tiempo que conlleva pagar un crédito con el cual una persona adquiere un patrimonio, los notarios públicos recomendamos considerar los siguientes aspectos para tramitarlo, llevar a cabo la compra de un inmueble y garantizar la certeza jurídica de la propiedad.

En 2020, el producto hipotecario que tenía la mayor preponderancia en la colocación era el de adquisición, pero a raíz de la pandemia hubo un cambio en la mezcla de éstos como reacción de la demanda.

Cada vez que se habla de hipotecas para jóvenes, nos cuestionamos si los millennials quieren comprar una casa. Las cifras de 2021 pueden sorprender, porque el sector hipotecario bancario tuvo un incremento cercano al 50% anual en la colocación durante la primera mitad del año, en donde dicha generación participó con el 60% del crédito demandado.

Contratar un crédito hipotecario es una excelente opción dadas sus condiciones actuales, y se puede utilizar para adquirir una vivienda, mejorar una hipoteca actual u obtener liquidez.

Las condiciones financieras internacionales y locales permitieron que el año pasado, aun en medio de la crisis económica por la pandemia, los bancos establecieran niveles mínimos históricos en el costo hipotecario. Sin embargo, el ambiente financiero global e interno cambió y propició ajustes al alza que la competencia bancaria determinó que fueran moderados.