Las obras de ingeniería civil sumergieron a la industria de la construcción —en su conjunto— en un proceso recesivo. A corto plazo no se vislumbra un cambio de rumbo.

El sector desarrollador de infraestructura busca un nuevo esquema para posicionarse en la agenda nacional. Más que la subcontratación, busca hacer sociedad con el capital internacional.  

2019 inicia con una serie de claroscuros en materia de inversión. Aunque varios proyectos ya se delinearon desde la administración de Peña Nieto, se espera que AMLO los consolide.

México tuvo una gran tradición de obra pública: Ciudad Universitaria, el campus del Instituto Politécnico Nacional (IPN), los edificios de la Olimpiada de 1968, el Centro Médico Nacional, los aeropuertos, diversas unidades habitacionales, los hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), puentes, carreteras, 11 líneas del metro de la Ciudad de México; todos construidos en el siglo XX

En nuestro país se están incorporando cada vez más diversos sistemas constructivos para llevar a cabo proyectos que sean más sustentables y que a la vez, cumplan con las mayores exigencias de los diseños arquitectónicos