El concepto Smart City es sumamente amplio, pero convertirse en un Smart Citizen es una posibilidad que está al alcance de cualquiera a través del acceso a sencillos apps o gadgets.

Una nación muy centralizada como el Reino Unido, propicia una gran debilidad en ciudades que buscan avanzar en sus economías cuando el gobierno central está ausente por la parálisis política ocasionada por el Brexit. Este podría ser un gran ejemplo de errores que deben evitar cometerse.

Este medio de movilidad sustentable está siendo tomado en cuenta, dentro de los proyectos de Smart Cities. No obstante, el desorden en su uso y la falta de regulación, pone en riesgo su correcto funcionamiento.

Suecia se caracteriza por mantener una constante innovación en relación al aprovechamiento de recursos. Según el ranking de las 30 ciudades más inteligentes del mundo del Índice de Ciudades en Movimiento (CIMI), en 2016, Estocolmo fue la octava.