La industria inmobiliaria seguirá adelante porque existe demanda y tenemos que atenderla. Esto se hará a pesar de las políticas públicas.

La CDMX continúa creciendo a un ritmo atractivo, Por lo cual en términos de potencial inmobiliario, representa una oportunidad enorme, hasta en un entorno global. 

Seguimos invirtiendo en México a largo plazo porque vemos un país fuerte, con un mercado sólido y demanda garantizada.

Factores internos y externos pueden provocar desaceleración y bajar el ritmo, pero no eliminan la necesidad del desarrollo que se requiere; lo que baja es el ritmo de las ventas y la comercialización.

Para evaluar el futuro del mercado inmobiliario en México debemos segmentar y diseccionar los distintos nichos de mercado y geografías, para llegar a conclusiones respecto a si habrá un futuro promisorio.